miércoles, 12 diciembre 2018
13:20
, última actualización
Local

"Sevilla tiene una gran falta de piscinas públicas"

Vecinos de barrios de Sevilla consideran insuficiente la oferta de piscinas de baño recreativo del IMD y piden mejores horarios y más instalaciones.

el 20 ago 2010 / 11:25 h.

María Jesús García es vecina de Juan XXIII, en el barrio de Rochelambert. Desde hace meses asiste con frecuencia al Centro Deportivo Rochelambert para realizar ejercicios de natación y musculatura en el gimnasio. Sin embargo, desde que llegó el calor del verano ha dejado de lado esta costumbre.

Su razón es sencilla: las instalaciones abren a las 11 de la mañana -"una hora a la que hace mucho calor para ponerse a hacer ejercicio", dice- y además carecen de refrigeración por aire acondicionado. Esta combinación de altas temperaturas y horarios poco flexibles es uno de los principales problemas de los centros deportivos del Instituto Municipal de Deportes (IMD) de los que dan cuenta los sevillanos.

María Jesús, como muchos sevillanos, tiene una gran afición por la playa y el baño, pero confiesa que no puede permitirse el lujo de estar todos los días en Chipiona o Matalascañas. "No todo el mundo tiene piscina en su casa o medios para irse a la playa", afirma, y por eso cree que la solución la constituyen las piscinas públicas.

De los 18 centros del IMD que cuentan con instalaciones para la natación, sólo cuatro -Alcosa, Rochelambert, Tiro de Línea y Torreblanca- ofrecen baño recreativo a todo el público durante los fines de semana de verano. A pesar de que el suyo es uno de estos cuatro centros, María Jesús considera que "Sevilla tiene una gran falta de piscinas públicas" dedicadas al baño recreativo.

María José Fernández, presidenta de la Asociación de Vecinos de Alcosa, considera que las piscinas del IMD "deben ser públicas todos los días, no sólo los fines de semana". También hace hincapié, como María Jesús, en el horario de las piscinas, que durante los fines de semana es de 12 a 20 horas. "Abren muy tarde y cierran muy temprano", afirma María José. Para María Jesús, ese horario es un problema en Sevilla, donde "a las 20 hace la misma calor insoportable que a las 12".

Por su parte, el IMD achaca estos horarios a la reducción de presupuesto a la que se ha visto sometido en los últimos dos ejercicios (un 20% en 2009 y otro 20% en 2010). En palabras de Enrique Millán, portavoz del Instituto, medidas como la reducción de horarios de apertura -"una hora por delante y otra por detrás"- han sido precisas "para no tener que cerrar ningún centro" ni prescindir de servicios. Asimismo, sostiene que "presupuestariamente es imposible" construir y mantener piscinas únicamente para el baño recreativo.

A María Jesús no se le quita de la cabeza el contraste de Sevilla con Jaén, una ciudad seis veces menor, donde "hace menos calor y las piscinas cierran más tarde", concretamente a la 1.30. Justo a continuación su mente vuela a París y a la playa artificial de la ribera del Sena, que recuerda con una sonrisa y con la misma nostalgia con la que pregunta: "Y el río, ¿por qué no lo aprovecharán?".

  • 1