domingo, 17 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

Sevilla y Málaga unen proyectos científicos en un campus único

Ambas universidades andaluzas presentan un proyecto común de excelencia

el 14 may 2010 / 20:18 h.

TAGS:

Luque, Ávila y De la Calle, ayer tras la presentación del proyecto ‘Andalucía Tech’.
Las universidades de Sevilla y Málaga formalizaron ayer un matrimonio sin precedentes entre ambas ciudades andaluzas con el fin de situarse entre los 100 mejores campus del mundo en el ámbito científico y tecnológico. Ambas instituciones irán de la mano -con la Junta de Andalucía de padrino de la boda- a la segunda convocatoria del campus de excelencia del Ministerio de Educación después de haber quedado apeadas en el primer intento. En esta ocasión esperan convencer al comité de expertos que evaluará las candidaturas con un proyecto (Andalucía Tech) que los máximos responsables académicos de Sevilla y Málaga coincidieron en calificar de "muy potente, moderno y ambicioso".

Sevilla y Málaga proponen al ministerio un campus que pivote sobre seis grandes áreas de investigación: aeroespacial, biotecnología, transporte, energía, comunicaciones y turismo. Ambas universidades compartirán titulaciones (aún por definir, pero que podrían estar en el ámbito de las comunicaciones y las ingenierías), una escuela internacional de posgrado y "planes de atracción de talento y movilidad de profesores y alumnos".

El hermanamiento de las dos universidades suma una comunidad universitaria que supera con creces las 100.000 personas. El proyecto Andalucía Tech -cuyo coste económico no está cerrado todavía- atrae 40 millones de euros de contratación directa con empresas, el 70% de la contratación total que se hace en Andalucía, y que lo sitúa entre los cinco primeros campus de España. Ambas instituciones mantienen los agentes agregados (administraciones y empresas que apoyan el proyecto) con los que concurrieron a la primera convocatoria de campus de excelencia. Los más importantes: Cartuja 93 y el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA), cuya facturación supone el 15% del total de los parques españoles.
Pero, al margen de los números, el proyecto académico que se presentó ayer en la capital malagueña contribuirá a "vertebrar Andalucía". "La iniciativa no es ni sevillana ni malagueña, sino andaluza", afirmó el rector de la Hispalense, Joaquín Luque, ante la mirada del consejero de Economía e Innovación, Antonio Ávila. Y apostilló: "Rompemos tópicos y vamos en la dirección de construir el futuro de Andalucía".

Lo que sí quiso dejar claro la Universidad de Sevilla ayer es que lo ocurrido en la primera convocatoria -donde la Hispalense se quedó fuera del ránking de los diez mejores campus españoles y recibió sólo la mención de una universidad "prometedora"- es ya agua pasada. El rector Joaquín Luque se mostró de lo más comedido y conciliador. Si hace tan sólo unos meses acusó al ministerio de haber cometido un "error" político y calificó la decisión de "insulto", ayer la palabra más repetida fue la "ilusión" y la "esperanza" en un proyecto que cumple con los dos requisitos que exige el Gobierno: la agregación y la especialización. "Esto no es una operación de márketing. Nos lo tomamos muy en serio", remarcó Joaquín Luque. Éste incluso deslizó un piropo al ministerio al reconocer que había modificado las condiciones del concurso, definiendo con "más precisión" las reglas.

De cualquier forma, la universidad sí ha querido lanzar un mensaje inequívoco: como se cree esta nueva convocatoria, va a "empezar de cero" y no hará uso de la ventaja que tenía a priori por la calificación de universidad prometedora. Ésta le permitía pasar directamente a la segunda fase y saltarse la primera criba.

Esta "generosidad" fue reconocida incluso por la rectora de Málaga, Adelaida de la Calle, que apuntó sin tapujos que la Hispalense "está en otro nivel y ha vuelto atrás para ponerse junto a la Universidad de Málaga y hacer el camino juntas desde el primer momento".

Sevilla y Málaga destacaron que son universidades que "se complementan". "Socios naturales". Una con más de 500 años de historia. La otra, más joven pero "brillante en campos como las tecnologías de la información y la comunicación". Una con un cuerpo docente con años de experiencia, y otra con algunos de los equipos de investigación más punteros.
A partir de ahora, una comisión técnica terminará de perfilar la propuesta, que será presentada al ministerio a finales de este mes. No será, sin embargo, hasta el mes de noviembre cuando el Ejecutivo haga público el dictamen del comité de expertos (cuya composición aún no ha trascendido).

  • 1