miércoles, 24 abril 2019
18:37
, última actualización
Deportes

Sigan la pista del dinero

En Pamplona tienen fundadas sospechas de que buena parte del dineral que salió del club no fue destinado a los supuestos amaños y se quedó por el camino, en manos de algunos ‘listos’

el 20 feb 2015 / 10:23 h.

BETIS - OSASUNALa pista del dinero es la que determinará finalmente si Osasuna logró amañar varios partidos en el tramo final de la pasada liga, si se pagaron primas por ganar –lo que también está penado, pese a que la AFE las defienda– o si algún listo, como sospechan en Pamplona, se quedó con buena parte de los 3,7 millones de euros que salieron irregularmente de las arcas del club navarro, hace años una entidad ejemplar donde las hubiera y hoy sumida en una crisis económica, deportiva e institucional que puede abocar incluso a su desaparición. Osasuna debía, solo a la Hacienda Pública, 53 millones de euros, y ha tenido que hacer frente a parte de esa deuda recabando ayuda del Gobierno Foral y desprendiéndose de todo su patrimonio, por lo que en Pamplona temen que todo este maremoto no traiga más que funestas consecuencias. Y en medio de las turbulencias aparece el Betis, como si no tuvieran poco los béticos con lo suyo. Ángel Vizcay, ex gerente del club navarro, conminado a desvelar el destino del dinero que salió de manera extraña de las arcas rojillas, ha mencionado, entre otras, una reunión con dos jugadores béticos, a los que que habría prometido primas por ganar al Valladolid y también por perder luego en Pamplona, aunque ésta no llegara a concretarse –se desconoce si se pagó la primera– porque Osasuna ya estaba matemáticamente descendido 40 minutos antes de acabar su partido con el Betis. El dinero que salió de las arcas de Osasuna, de todos modos, nunca volvió, y desde ayer hay un juez en Pamplona investigando el asunto. El ex presidente Miguel Archan- co y el ex vicepresidente  Chuma Peralta son los principales sospechosos de tantas irregularidades, con el ex gerente Ángel Vizcay, ahora jubilado, como brazo ejecutor. Se les puede acusar de delito societario, apropiación indebida y falsedad documental. ¿Les suena? En el Betis están relativamente tranquilos, pues el club verdiblanco, por entonces ya descendido, en todo caso, fue víctima de lo que se pudo gestar a sus espaldas. Deportivamente, las primas por ganar las castiga la RFEF con suspensiones a los implicados de uno a seis meses y multas de 3.005,06 euros. En el nuevo Código Penal, sin embargo, hay quien entiende que es tan grave cobrar primas por dejarse perder como por ganar, lo que la AFE rechaza de plano. En el Juzgado, las penas, caso de demostrarse amaño, van de seis meses a cuatro años. Y ojo porque “el delito se comete aun cuando no se consiga un resultado concreto o no se altere la competición”. Para sancionar, claro está, hacen falta pruebas. El rastro del dinero debería aportar las principales, si es que alguien lo encuentra.

  • 1