sábado, 15 diciembre 2018
01:10
, última actualización

Teresa Rodríguez aspira a ser líder de Podemos en Andalucía

La eurodiputada gaditana, crítica con la dirección de Pablo Iglesias, es la primera en presentar su candidatura para las autonómicas.

el 18 dic 2014 / 22:31 h.

La eurodiputada gaditana Teresa Rodríguez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. / EFE La eurodiputada gaditana Teresa Rodríguez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias. / EFE Podemos no tenía rostro político en Andalucía, hasta este jueves. La eurodiputada Teresa Rodríguez (Cádiz, 1981) ha sido la primera en dar un paso adelante para liderar la formación en esta región y convertirse en cabeza de cartel para las elecciones autonómicas, previstas para la primavera de 2016. «Quiero el mejor Consejo Ciudadano para gobernar Andalucía», anunció en un comunicado, precisando que integrará en su equipo a «intelectuales, sociedad civil organizada y las bases de Podemos». «Esa es la fórmula para ganar Andalucía», dijo. El 7 de enero arrancará el proceso de elección de cargos internos de Podemos en Andalucía, que culminará el 14 de febrero con la designación del secretario general autonómico. Ahora no hay más aspirantes que Rodríguez, pero los habrá. La eurodiputada gaditana integra la corriente crítica con la dirección de Pablo Iglesias, junto al también eurodiputado Pablo Echenique. Ambos intentaron, sin éxito, que la estructura orgánica del partido –que se creó hace un mes– fuera más horizontal, que la dirección recayera en tres secretarios generales, en lugar de uno, como al final resultó. Iglesias fue designado líder por aclamación, y el sector afín a Echenique optó por no entrar en la ejecutiva. Ahora, sin embargo, Rodríguez ha tomado la delantera para convertirse en secretaria general de Podemos en Andalucía, una comunidad con 8,7 millones de habitantes, que será crucial para las aspiraciones de Pablo Iglesias en las elecciones generales de 2015. Andalucía, por su peso poblacional, es una región determinante para un partido que aspira a gobernar el país: lo fue para el PSOE de Zapatero, y para el PP de Rajoy. Sin embargo, las encuestas revelan que el efecto Podemos en Andalucía, donde existe un Gobierno de coalición PSOE-IU, no es tan rotundo como en el resto del país. Ninguno de los partidos tradicionales duda de que el impacto que tendrá la marca de Iglesias en las andaluzas será importante. Pero el resultado dependerá del candidato autonómico que elijan, y, sobre todo, del escenario político que revelen las municipales de mayo, en las que Podemos deberá afrontar decisiones cruciales de cara a su electorado: con quién pactará si no hay mayorías, o si dejará gobernar a la lista más votada, sea el PSOE o el PP... Podemos ya ha rechazado la propuesta de concurrir a las urnas con IU, algo que este jueves le reprochó el coordinador regional, Antonio Maíllo. «Podemos tendrá la responsabilidad histórica de no haber querido converger», dijo. Es previsible que Iglesias abandere a su propio candidato oficialista para las andaluzas, que rivalizará con Rodríguez (ya lo está haciendo respaldando a sus candidatos en Sevilla y Cádiz).

  • 1