sábado, 23 marzo 2019
21:06
, última actualización
Economía

Todos contra la bolsa de plástico en las grandes superficies

La bolsa de plástico parece tener los días contados, al menos en las grandes superficies. Carrefour, Eroski y El Corte Inglés ya han comenzado a sustituirlas por otras reutilizables, como medida con la que alcanzar la reducción de envases que dicta el Plan Nacional de Residuos.

el 16 sep 2009 / 08:13 h.

La bolsa de plástico parece tener los días contados, al menos en las grandes superficies. Carrefour, Eroski y El Corte Inglés ya han comenzado a sustituirlas por otras reutilizables, como medida con la que alcanzar la reducción de envases que dicta el Plan Nacional de Residuos.

En este contexto, los ecologistas piden un empujón más e instan al Gobierno a que prohíba su distribución en todo el territorio nacional definitivamente, mientras que los fabricantes advierten de que estas iniciativas son "una estrategia de ahorro" que puede acabar con un negocio que en los últimos años "ha hecho grandes esfuerzos para adaptarse a la normativa".

El Corte Inglés lleva desde junio convenciendo a sus clientes de que usen sus nuevas bolsas reutilizables, que se presentan como réplicas de las tradicionales y se venden a 95 céntimos de euro. Así se prevé reducir el consumo de bolsas de plástico un 7% durante el primer año, lo que evitaría la emisión de unas 134 toneladas de CO2, equivalente a lo que compensa durante un año un parque del tamaño del Retiro de Madrid.

En la misma línea, Eroski iniciará el próximo día 10 un programa en toda España con el gratificará al cliente con el descuento de un céntimo de euro por cada bolsa de la que prescinda en su compra. Una vez que los productos pasen por caja, una herramienta informática calculará el número de bolsas que serán necesarias para su transporte y el cliente decidirá cuántas rechazar. Asimismo, también le ofrecerá bolsas reutilizables a diferentes precios.

A su vez, Carrefour está eliminando por completo las tradicionales bolsas de sus líneas de cajas, las cuales generan unas 6.000 toneladas de plástico al año. La medida se ha puesto en marcha a primeros de este mes en Madrid y el País Vasco y llegará al resto de España a lo largo del año. En concreto, en las superficies andaluzas se aplicará a mediados de noviembre. Los clientes tendrán diferentes alternativas, con precios que van de 5 a 50 céntimos de euro. No obstante, en el periodo de transición de cada centro -unos 15 días- se repartirán gratuitamente bolsas reutilizables.

Para las organizaciones ecologistas estos cambios no son suficientes y esta semana exigieron al Ministerio de Medio Ambiente que desarrolle una normativa para eliminar de una vez por todas la distribución gratuita de bolsas de un sólo uso. Así, en declaraciones a Europa Press, la responsable de la campaña de residuos de Ecologistas en Acción, Leticia Baselga, destacó que "sólo con medidas voluntarias no se acaba con las bolsas", que son un "derroche de recursos".

Pero no todos son detractores de este tipo de envase o, al menos, no del todo. En la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicio y Supermercados (Asedas), que acoge a empresas como Mercadona, MÁS y Covirán, no consideran la erradicación de las bolsas camiseta como la única o la mejor medida para alcanzar los objetivos del Plan Nacional.

En este sentido, el director general de Asedas, Ignacio García, explicó a este periódico que si bien "es una buena medida, hay otras tan buenas o, incluso, mejores". Por ello, subrayó que no debe identificarse como "el único modelo ecologista con el que cumplir la normativa". Así, apuntó que en las empresas a las que representa se están tomando las medidas necesarias para alcanzar los objetivos fijados por el Gobierno por diferentes vías.

Un paso más allá va la Asociación Española de Industriales de Plásticos, que al conocer estas campañas no dudó en denunciar que "responden sólo a una estrategia de marketing comercial" y que "las bolsas reutilizables que están importando de China, al contrario que las nuestras, ni son 100% reciclables, ni tienen el sello Aenor".

"Lo que persiguen es obtener beneficios", aseguró el director general de la asociación, Enrique Gallego. "Si cada uno de estos grupos producía 6.000 toneladas de residuos y pagaban 0,34 céntimos de euro por kilo, la cantidad que ahorrarán es muy significativa", opinó.

  • 1