viernes, 15 febrero 2019
20:13
, última actualización
Cultura

Tontxu: "¿Nuevo disco? No tengo prisa"

El cantante vasco actúa hoy en Sevilla.

el 29 may 2010 / 20:08 h.

Le trae por Sevilla su amistad con algunos nativos -en este caso con el cantautor Alfonso del Valle- y la magia de los "locales pequeñitos" como La Estación. Allí, en la calle Torrijiano, estará esta noche y mañana (21.30 horas) Juan Antonio Ipiña, Tontxu para la familia, los amigos y el público. Este cantautor de Bilbao, que interrumpió la preparación del repertorio de hoy para hacer esta entrevista, admite que este tipo de conciertos, así como los que dará en los próximos días en Madrid, le mantienen cerca del público entre disco y disco y le sirven "para tantear" la respuesta a los temas nuevos. Aunque asegura que no tiene "ninguna prisa" por grabar nuevo álbum, Tontxu sí tiene claro que lo hará "después del verano, en octubre o noviembre" y será en Argentina, cerca del Perito Moreno. "Ha sido tan buena la acogida que, después de siete discos y 15 años en España, voy a devolverles el favor". En ese país el cantante vasco ha vivido un mes y medio y, a su vuelta, se ríe "de lo que estamos llamando aquí crisis".

"Entiendo que hay muchísima gente desempleada -dice- pero creo que tenemos muchas cosas que no valoramos y estoy un poco harto de la palabra crisis y de oír hablar de dinero todo el rato". Como ejemplo, pone el festival de Eurovisión, en el que él mismo intentó participar el año pasado con la canción Te amaré mejor, de su último disco, En el nombre del padre (2008): "El otro día hablaban de Eurovisión y lo primero que dijeron era cuánto dinero cuesta organizar el festival. No me importa el dinero, me importa la música, el talento...". Tontxu asegura no creer en la pareja, algo que puede ser la causa de que en ese último trabajo le cante al desamor. Encuentra una fácil explicación a por qué los cantautores siempre acaban hablando de amor: "¿A qué le vas a cantar? ¿Al Euríbor? ¿A la hipoteca? ¡Qué aburrido! Esa canción que la cante otro".

Han pasado 13 años desde que publicó su primer disco, Se Vende, y asegura que ya no juega al risk, ni al parchís, sino "a juegos mucho más elementales" con su hija, a la que nombra continuamente. Quizá ella tenga alguna culpa de que 2010 esté siendo, "por fin", el mejor año de su vida. Durante estos años, que le han llevado a cumplir Treinta y tantos, ha diversificado su actividad. Ha sido productor con Andrés Suárez, ha trabajado en Onda Cero con Isabel Gemio y ha cantado desde Ghana y Palestina, entre otros lugares. Y es que, para él, "la música no tiene fronteras ni paredes". Tanto es así que llegó a participar en Gran Hermano VIP. Algo que, si bien le dio "un montón de pasta fácil y rápida", no le sirvió para vender más discos. Si su público le ha perdonado o no esta incursión en la telerrealidad, le importa "un bledo": "El público no existe, existen las personas".

  • 1