viernes, 24 mayo 2019
20:19
, última actualización
Local

Torrijos dice adiós a casi 11 años en el Ayuntamiento

El portavoz de IU anuncia que el de hoy será su último pleno y hace una defensa de su legado. Se va tras las imputaciones en los casos de la Fundación DeSevilla y Mercasevilla.

el 27 dic 2013 / 12:54 h.

TAGS:

Fue aprobar los presupuestos para 2014, con el voto contrario de su formación, y decir adiós. El portavoz municipal de IU, Antonio Rodrigo Torrijos, se despidió ayer con el anuncio de que el de hoy será su último pleno en el que participará como concejal después de casi 11 años y 132 sesiones plenarias. Ya había anunciado que en cuanto se culminara el debate tanto de los presupuestos como de las ordenanzas fiscales para 2014 presentaría su dimisión para que sus causas judiciales –está imputado por dos causas, por las ayudas concedidas a la Fundación DeSevilla y por la venta de suelos de Mercasevilla– dejaran de ser aprovechadas para "manchar" la imagen de su formación. Y, pese a seguir defendiendo su inocencia, así lo hizo, no sin antes insistir que seguirá ligado a la política, aunque se incorpore a su puesto de trabajo en el Servicio Andaluz de Salud (SAS). Torrijos no entró en las tiranteces mantenida con el PP y se centró en el trabajo realizado desde que llegó a Plaza Nueva en la primavera de 2003. Defendió la política frente al “manto de desprestigio” que vive en la actualidad y, al hilo de ello, reivindicó su legado cuando ocupaba puestos de responsabilidad. Así, citó como logros el Parque Social de Vivienda, la creación de Otainsa, los cuatro centros de formación permanente al empleo, la constitución del bonobús solidario, el desarrollo de instalaciones deportivas y la apuesta por un transporte sostenible con las peatonalizaciones y la red de carriles bici, que “ahora tiene muchos padres, pero que al principio se encontraron con muchas reticencias”. En ese repaso, no se olvidó de ensalzar el trabajo realizado en el Polígono Sur y unos vecinos que “se merecían más de lo que se ha podido realizar”, por lo que reclamó un apoyo decidido por parte de las tres administraciones (Ayuntamiento, Junta y Estado). Además, Torrijos no se olvidó de alabar a su equipo de trabajo, además de mostrar su respeto a los compañeros (de ahora y de antes), que le acompañaron en las bancadas del PSOE y el PP, citando expresamente al exalcalde Alfredo Sánchez Monteseirín “con el que tuve la suerte de compartir opiniones y disentir”. A su conclusión, fue arropado por aplausos, sonoros en el público –donde había gran parte del equipo de IU– como en la bancada socialista, no así en la del PP, en el que sus concejales no se decidían si acompañar el aplauso o no hacer nada. A su término, llegaron las reacciones. El portavoz municipal socialista, Juan Espadas, alabó el “compromiso social” de Torrijos y que haya sabido “dejar su sello” en la política municipal. Más duro se mostró el portavoz del PP, Juan Bueno, que no ocultó sus diferencias –“a veces nuestra posturas se han situado en las antípodas”–, aunque aseguró que no era “el momento procesal oportuno” y le deseó lo mejor en lo personal y lo familiar. Más institucional y más conciliador se mostró el alcalde, Juan Ignacio Zoido, que, aun admitiendo las diferencias, no dejó de agradecer a “Don Antonio”, en nombre de los sevillanos, que haya dedicado años a la defensa de los intereses generales de la ciudad.

  • 1