lunes, 25 marzo 2019
23:27
, última actualización
Local

Tres siglos se ponen de gala

Apoteósico fin de fiesta en la Sala Chicarreros de Cajasol con la entrega de premios a 17 personalidades e instituciones.

el 02 feb 2010 / 00:15 h.

TAGS:

Si un paso de palio despampanante hubiese irrumpido de pronto en la Sala Chicarreros de Cajasol para marcarse una revirá con los compases de la Banda Sinfónica Municipal, aprovechando que ésta prologaba el acto, la gala de anoche no habría sido más sevillana de lo que fue, ni más apoteósica, ni más majestuosa. Cualquier paisano importante o notorio en el que se pueda pensar, cualquier institución o empresa emblemática, estaba allí representada; la mayoría, como público; diecisiete de ellos, como galardonados, que es de lo que se trataba: de entregar los premios del 110 aniversario de El Correo de Andalucía. Un acto solemne de fin de fiesta que se celebraba justamente el día en que el diario decano de la ciudad cumplía el primero de los siguientes 110 años de vida. Políticos de todo cuño, artistas, directivos, autoridades y fuerzas vivas en general dieron una respuesta sin precedentes a una convocatoria periodística en Sevilla.

Dos telones musicales abrieron y cerraron la noche: el ya referido de la Banda Municipal, interpretando piezas de Gámez Laserna y Font (ésta última, el pasacalle titulado El Correo de Andalucía), y, como cierre, Esperanza Fernández y David Peña Dorantes con dos interpretaciones sobrecogedoras: el Himno Gitano y el Himno de Andalucía. Entre ambos espectáculos, el escenario fue para esos 17 nombres que, como señaló el presidente del Consejo Editorial de El Correo y del jurado de estos galardones, José Rodríguez de la Borbolla, son "personas e instituciones que han tenido el valor de romper con lo anterior y crear algo nuevo" y gracias a las cuales "los sevillanos estamos más seguros de nuestro lugar en el mundo".

La relación de premiados es la siguiente: Antonio Machado (Letras), Felipe González (Política), Abengoa (Empresa), Aníbal González (Arquitectura), Manuel Losada Villasante (Ciencia), Instituto de la Grasa (Institución Científica), Archivo de Indias (Institución Cultural), las Hermandades y Cofradías de Sevilla (Acción e Integración Social), Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (Patrimonio), Pastora Pavón, La Niña de los Peines (Flamenco), Radio Sevilla (Comunicación), Pepe Luis Vázquez (Toros), Joaquín Turina (Música), Luis Gordillo (Arte), Santa Ángela de la Cruz (Iglesia), Antonio Domínguez Ortiz (Historia) y Beatriz Manchón (Deportes), quien, intervino en nombre de todos.catálogo de ejemplos. El propio Rodríguez de la Borbolla se había referido antes a todos ellos como "acreedores de los sevillanos", porque todos les deben algo, y como "catálogo de valores" como réplica a la afirmación de algunos acerca de que ésta es una época que padece una seria crisis de ejemplos. Y no son los únicos: como se encargó de señalar desde el atril el director de El Correo de Andalucía, Antonio Hernández-Rodicio, estos diecisiete nombres añadían a su propio valor y mérito el de simbolizar a los miles de paisanos esenciales a los que se rendía homenaje anoche aunque no se contasen expresamente entre los destinatarios de las placas.

Mientras unos hablaban, otros aplaudían y otros recogían sus laureles, un alfiler habría tenido serios problemas para moverse por este salón de actos de Cajasol en la Plaza de San Francisco: más de quinientas personas (sumando las que, por exceder el aforo, siguieron la retransmisión del acto por las pantallas del patio de la institución) quisieron anoche ser parte de la historia participando en esta cita patrocinada por Vodafone. Su presidente en España, Francisco Román, aplaudió la "vocación de pervivencia" de El Correo, mientras el presidente de Cajasol, Antonio Pulido (cuya entidad también está de celebración: 175 años), destacó su pluralidad y su labor de servicio. También quiso hablar el alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, para resaltar de este diario su talento para la dualidad, para "aprovechar la sinergia de lo antiguo y lo nuevo" y su vocación de futuro que lo convierte en "una referencia para progresar".

En su alocución elogiosa a la trayectoria del periódico, el presidente Griñán quiso, con una broma, desear otros 110 años de vida a los trabajadores de El Correo "aunque sea poner en riesgo nuestro sistema de protección social", si bien no es manca la protección social que viene prestando El Correo desde 1899 como paladín de libertades y derechos, empezando por el de la información. Si se vivirá o no un período parecido , es algo que está por ver. Hernández-Rodicio lo decía: "No se sabe si los periódicos volverán a cumplir 110 años: lo viejo no ha muerto todavía y lo nuevo no termina de nacer." Lo que sí se sabe es que, ya sea en papel, en pantalla o en el soporte que el futuro quiera, El Correo estará ahí como "periódico honesto, valiente y útil".

  • 1