jueves, 13 diciembre 2018
06:51
, última actualización
Deportes

Turno para los futbolistas

PREVIA. Tras la llegada de Ollero a la presidencia y de Merino, al banquillo, el foco se centra en unos jugadores que deben ganar para que el ascenso directo no se aleje más. Merino usará un 4-2-3-1.

el 29 nov 2014 / 10:26 h.

Los jugadores del Betis entrenando en el Benito Villamarín. Foto: José Luis Montero. Los jugadores del Betis entrenando en el Benito Villamarín. Foto: José Luis Montero. Después de una semana convulsa, con la llegada del nuevo presidente, Juan Carlos Ollero, la destitución de Julio Velázquez y la aparición de Juan Merino, es el turno de los jugadores. Es hora de que éstos entiendan de una vez por todas la exigencia que tienen por lograr el ascenso, de forma directa, y no hacer más el ridículo, como hicieron ante Ponferradina, Albacete, Osasuna, Alavés... Si de verdad piensan que son la mejor plantilla de Segunda División, como aseguró esta semana Antonio Adán, es hora de demostrarlo y no esconderse más en discursos cargados de palabrería barata. Es el momento de tener la actitud necesaria –la aptitud es capítulo aparte a analizar– para demostrar que son mejores que un rival recién ascendido, y que deben ganar para no alejarse más de los puestos que dan derecho a subir sin jugar la fase de ascenso. Está bien el discurso usado por Merino de que hoy es una gran final, pero ahora falta demostrarlo, pues ya habrá tiempo a partir de mañana para seguir hablando de quién será el entrenador (Mel o Serra Ferrer), de que el Betis aún no ha fichado un lateral izquierdo, de que falta un central y un organizador... Toca ganar. Y para sumar los tres puntos, el preparador de La Línea de la Concepción ha empezado a tomar medidas, como las de dejar fuera de la convocatoria a Perquis y Jorge Molina, entre otros, y citar a Caro, junto con Varela, que repite. Además, Piccini también cuenta para Merino, que pondrá un once basado en el 4-2-3-1 que suele usar en el filial, por lo que todo apunta a que apostará por jugar con un solo delantero (Rubén Castro) y un enganche, que bien podría ser Dani Ceballos. Y es que son varias las dudas que existen entorno al once titular que el linense ponga en liza en su estreno como entrenador del primer equipo. Enfrente, los heliopolitanos tendrán a un Llagostera que se encuentra en una línea ascendente, pues a pesar de ser penúltimo ganó al Tenerife (2-0), en su último partido en Palamós, y sacó un valioso punto a domicilio, la pasada jornada, en El Molinón (0-0), ante un Sporting que fue incapaz de hacerle daño. Luís Carrillo, técnico de los rojiazules, tiene las ausencias de Juanjo, Rico, Nico Ratti, Simón y Alberto Perea, aunque recupera a Enric Pi, que ha sido baja las últimas semanas. Así, pondrá un once con el que su equipo intentará hacerse fuerte en la medular, con Jordi López y Diego Rivas, para aprovechar la velocidad arriba de Sergio León. Por eso, si el conjunto de Heliópolis quiere evitar cualquier tipo de sorpresa ante el Llagostera, deberá tener el control de la pelota, jugar con las líneas juntas y no desperdiciar las ocasiones que conceda un rival que atrás es muy poco fiable. Un triunfo bético en tierras catalanas sería fundamental para calmar el ambiente que rodea al equipo y al club y, para no quedar descolgado de la cabeza de la tabla. Pero, sobre todo, para darle una alegría a una afición que, pese a todo lo que está aguantando y tragando, no fallará.

  • 1