jueves, 18 abril 2019
20:19
, última actualización

Un andaluz normal

El nuevo líder no pudo contener las lágrimas al agradecer a las mujeres de su familia su apoyo y al recordar a su padre, fallecido recientemente

el 03 mar 2014 / 00:01 h.

El presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, se emocionó al recordar a su familia. El presidente del PP-A, Juan Manuel Moreno, se emocionó al recordar a su familia. A nadie le gusta que le definan como una persona normal y mucho menos el día en que vas a ser encumbrado ante más de un millar de compañeros y de los jefazos. Suena a que eres del montón. Pero así describió ayer Juan Ignacio Zoido a su sucesor. Dijo que Juan Manuel Moreno Bonilla «es un andaluz normal» y la verdad es que es cierto. Los que conocen al alcalde de Sevilla saben que a menudo es transparente, que habla sin filtros pero también sin maldad. Quería decir que el nuevo líder del PP andaluz, a quien se le ha confiado la titánica tarea de gobernar Andalucía, es un joven como cualquier otro, sin de momento mucha envoltura de marketing. Esto que parece una obviedad es toda una novedad en los líderes de los grandes partidos y, sobre todo, en el PP, una formación que carga con muchos estereotipos en la mochila. El equipo del nuevo presidente regional sabe que hay que explotar el filón del perfil alternativo de Moreno Bonilla y así lo han hecho. En las tres semanas de maratón por Andalucía, este «chico» de abuelo jornalero y padres emigrantes se ha jactado de recordar sus orígenes humildes. La clausura del congreso no iba a ser menos y el gabinete de prensa del PP-A le preparó un emotivo vídeo sobre su vida que le puso un nudo en la garganta y le llenó los ojos de lágrimas. «Quizás debería haberlo visto antes», confesó al tomar la palabra acongojado. En el vídeo explica cómo sus padres tuvieron que emigrar a Cataluña a buscar un futuro. Montaron con un «esfuerzo brutal» una tienda de ultramarinos y Juanma –como le llaman todos– recuerda cómo le gustaba meterse por los pasillos a colocar las botellas en la estanterías. Con los sentimientos a flor de piel se subió a la tribuna para pronunciar su discurso de presidente, pero no pudo contener las lágrimas cuando quiso dar las gracias a las mujeres de su familia. En primera fila, su mujer, Manuela, una rubia granadina con un currículum impresionante –premio extraordinario nacional de su promoción de Ciencias Políticas– y embarazada de su tercer hijo. A Manuela la conoció, como a muchos de sus amigos, en un mitin del PP, por eso el partido está «absolutamente implicado en mi vida», aseguró. Junto a su esposa se sentaba la madre de Moreno Bonilla, de luto riguroso –su padre murió en enero– y sus hermanas. Todas embargadas de emoción. En otro asiento su suegro, agricultor también, y correteando por el plenario, sus dos hijos. En la misma fila que su familia le escuchaba atentamente el público noble. Los pesos pesados del partido y del Gobierno central desembarcaron ayer en Sevilla para arropar al todavía secretario de Estado de Servicios Sociales e Igualdad. Además de Mariano Rajoy, estaban dos personas que han mediado para que Moreno Bonilla llegara a este cargo: Jorge Moragas, jefe del Gabinete de Rajoy, y la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. No se perdieron la clausura los ministros andaluces –Cristóbal Montoro, Miguel Arias Cañete y Fátima Báñez– ni tampoco Ana Pastor, Ana Mato y José Manuel Soria. También estuvieron en Fibes los presidentes de Extremadura, José Antonio Monago, y Murcia, Ramón Luis Valcárcel, además de organizaciones empresariales, sindicatos y asociaciones. Todos cantaron o escucharon el himno de Andalucía al finalizar los discursos. Es lo que tiene celebrar el congreso el fin de semana del 28-F. Como cualquier acto donde acude el presidente del Gobierno, las medidas de seguridad fueron impresionantes. Rajoy viajó a Sevilla en AVE –colgó en Twitter una foto del paisaje que se veía desde su ventanilla– y llegó al Palacio de Congreso flanqueado por los dirigentes anteriormente mencionados –además de Javier Arenas– y muy blindado. Un escolta frenó a un joven, que había pedido al presidente que le firmara un autógrafo en el casco de la moto, pero Rajoy estampó su firma y también se hizo alguna foto con algunos simpatizantes. Punto y seguido. A las dos de la tarde, Fibes se quedaba prácticamente vacío. Muchas maletas y trolleys para poner rumbo a casa. El nuevo líder, que ha vivido sus días más intensos y más importantes políticamente, se fue con los suyos a comer y a descansar. «Casi no he podido dormir. Me he levantado a las 6 de la mañana. Estoy como una moto», explicó ante más de 1.500 compromisarios populares. A los periodistas confesó un día antes que está «abrumado» por todas las muestras de cariño y de apoyo recibidas desde todos los rincones de Andalucía. En el Palacio de Congresos una señora a la que no conoce de nada le enseñó una foto suya que lleva en la cartera. No está acostumbrado a tanta devoción. Hay muchas expectativas puestas en él y ahora tiene que demostrar que no sólo tiene buena pinta. Le hace falta consolidar su estrategia, mensajes y proyecto. Lo que nadie puede negar es que el nuevo presidente del PP andaluz irradia ilusión y que intenta impregnar sus discursos de optimismo y de humildad. Ayer se despidió pidiendo disculpas por anticipado por las «meteduras de pata» que seguro cometerá. «Soy primerizo», recordó.

  • 1