miércoles, 20 marzo 2019
22:35
, última actualización
Local

Un conjuro para superar la crisis

Zapatero inaugura el semestre europeo pidiendo coordinación económica en la UE.

el 08 ene 2010 / 21:47 h.

TAGS:


El jefe del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y los presidentes del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, se conjuraron ayer para que la UE salga de la crisis de forma unida, coordinada y con ambición al ser una cuestión de "supervivencia". Zapatero, Van Romuy y Barroso compartieron este mensaje en la rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa al término de la primera reunión de trabajo que mantuvieron en Madrid coincidiendo con el estreno oficial de la presidencia española de la UE, que se completó a última hora de la tarde de ayer con una gala en el Teatro Real a la que asistieron los Reyes de España.


"Necesitamos ahora y en el futuro un mayor crecimiento económico para preservar el modo de vida europeo. Es una cuestión de supervivencia y vamos a tener éxito", aseguró Van Rompuy, quien reclamó la misma firmeza y unión contra el cambio climático. Zapatero, flanqueado a la derecha por Van Rompuy y a la izquierda por Barroso, defendió una Europa con más políticas compartidas y con más nivel de "exigencia", y reivindicó la capacidad de España para guiar a Europa en este empeño. "Si los europeos nos unimos más, conseguiremos más", añadió Zapatero, quien remarcó la importancia de aprovechar la "gran sinergia" que representan los veintisiete países, sus 500 millones de ciudadanos y sus miles de empresas y universidades.


La primera comparecencia pública de Zapatero, Van Rompuy y Barroso pretendió ser un primer paso en esta nueva etapa de más coordinación, especialmente en el área económica, que se ha propuesto España durante su mandato. Las tres presidencias acordaron seguir trabajando hasta el próximo 11 de febrero, cuando se celebrará la cumbre informal que Van Rompuy ha convocado para comenzar definir los pilares del nuevo modelo de crecimiento de la UE.

Así, el presidente estable del Consejo Europeo hizo un llamamiento a los líderes europeos, a los Gobiernos nacionales y regionales y a toda la ciudadanía para que participen en esta tarea. "Tiene que ser un esfuerzo colectivo", dijo Van Rompuy, al asegurar que el nuevo modelo económico deberá estar aprobado antes de que termine la presidencia española el próximo 30 de junio.

Al hilo, Zapatero también destacó la necesidad de "avanzar en la unidad económica" para garantizar la prosperidad y el bienestar de Europa. Para ello abogó por una Comisión Europea -el órgano ejecutivo encargado del día a día de la UE- "más fuerte, con más poderes, con más políticas comunes y con más capacidad de exigencia". "Una gobernanza que nos exija más", apostilló. De hecho, aseguró que si alguien quiere saber sobre Europa "el teléfono que debe sonar es el de Van Rompuy". Éste, por su parte, no concretó si sus propuestas económicas incluirán medidas vinculantes y sanciones para los países que no cumplan las metas marcadas, como defendió Zapatero el pasado jueves. Sobre la credibilidad de España, Zapatero calificó de "inaudito" que alguien pueda ponerla en duda el liderazgo del país para la recuperación, y aseguró que España "está a punto de salir de la recesión, si no lo ha hecho ya".


En el plano internacional y diplomático, fuera de lo económico, el presidente del Ejecutivo español defendió con firmeza mantener un diálogo "exigente" con Cuba -a pesar de la expulsión del eurodiputado español Luis Yáñez- si bien reconoció que para la Unión Europea la política hacia el país caribeño actualmente "no es una prioridad", mientras que para España sí es "un tema siempre importante".

  • 1