sábado, 23 marzo 2019
21:31
, última actualización
Deportes

Un empate agridulce el del Sevilla en Anoeta

MÁS MADERA. El Sevilla arranca un punto en la difícil cancha de la Real pese a acabar con diez, pero deja escapar una gran ocasión de llevarse la victoria, pues Trochowski falló una ocasión clamorosa para haberse puesto 0-2.

el 28 sep 2013 / 22:23 h.

REAL SOCIEDAD - SEVILLAAgridulce empate el sumado por el Sevilla en Anoeta. Dulce porque lo consiguió en la cancha de un equipo Champions pese a jugar los últimos minutos de partido con uno menos por expulsión de Cala. Y agrio porque tuvo muy cerca la victoria y la posibilidad de romper de una vez esa racha de más de un año sin ganar fuera de casa que le impide despegar y salir de la parte baja de la clasificación. Unai Emery recurrió esta vez al plan B que tanto se le demandaba y puso en liza un equipo con marcado talante defensivo, con Cristóforo e Iborra en el doble pivote y Rakitic de media punta, lo que condenó a Marko Marin -para muchos el mejor fichaje del verano- al banquillo, pues en la banda no lo quiere sacrificar su entrenador. Y el plan funcionó casi a la perfección en la primera parte: Beto apenas sufrió y tras un pelotazo largo de Rakitic y un gran control llegó el 0-1 de Jairo, quien poco después combinó con Gameiro para que este asistiera a Trochowski y marcara a puerta vacía el 0-2 que hubiera dejado el choque resuelto y los fantasmas, enterrados. Pero lo que hizo el alemán fue fallar uno de los goles más claros que se han visto en años, así que la Real llegó viva al descanso y en la segunda parte apretó de lo lindo y dejó en evidencia que a este Sevilla, aunque se lo proponga como objetivo prioritario, le cuesta un mundo mantener su puerta a cero. Griezmann hizo el 1-1 en un balón a la olla muy mal defendido por Diogo tras un rechace corto de Beto, y el segundo triunfo seguido se esfumó, pues cuando Emery quiso ir por el partido tardó poco en llegar la expulsión de Cala que cortó esa reacción final.

  • 1