miércoles, 12 diciembre 2018
15:41
, última actualización

Un estudio identificará los riesgos de incendio en viviendas de la provincia

La Diputación prepara una campaña ante el «excesivo» número de casos: 124 fuegos en 70 días.

el 10 ene 2015 / 12:00 h.

El último incendio, que se cobró la vida de tres personas, se registró el jueves en Lora del Río. / Raúl Caro - EFE El último incendio, que se cobró la vida de tres personas, se registró el jueves en Lora del Río. / Raúl Caro - EFE El último drama vivido en Lora del Río, donde falleció una joven y sus mellizos de dos años, ha reabierto el debate sobre cómo actuar ante el aumento de incendios en época invernal. Los números cantan por sí solos. Desde el 1 de noviembre se han contabilizado desde Bomberos de la provincia 124 incendios en viviendas, a un ritmo de prácticamente dos diarios. El problema, no obstante, no es precisamente el «excesivo» número de casos, ya que el invierno anterior se atendieron 135 fuegos, sino que radica en el número de fallecidos. Con los tres de Lora del Río son una decena de muertos en 70 días –cuatro de Arahal, uno de Montellano, uno de Alcalá de Guadaíra y uno de Bormujos, el escritor Rafael de Cózar–. Con ese luctuoso balance a las espaldas y sabedores de que la respuesta de bomberos está en los tiempos previstos –de ocho y diez minutos–, la Diputación de Sevilla ha decidido preparar un estudio que establezca un mapa de riesgos de incendio de viviendas en la provincia, que estará redactado a finales de mes. Para ello, contarán con la base de datos de que dispone el Sistema Integral de Gestión de Recursos contra Incendios (Sigris) de la institución provincial. A partir de ahí se analizarán variables que determinen los riesgos: si los incendios en la provincia se producen en día laborable o fin de semana;a qué horas se producen; si influye la temperatura; e incluso si existen picos de incendios en determinados pueblos. El estudio se quiere completar con la aportación de la Guardia Civil, a la que se le pedirá informes que identifiquen el origen de cada incendio producido en esta época. El informe no se quedará sólo para contemplar. De ese punto de partida, el de saber exactamente cuál es el patrón de los incendios en viviendas de la provincia, se pondrá en marcha una campaña específica para tratar de reducir los casos. De momento, ya tienen claro, estadísticamente, que la bajada de temperaturas –y, por ende, el mayor uso de calefactores– influye: de noviembre a diciembre se dispararon los incendios en más de 50% –de 42 a 69 casos–. La Diputación busca perfilar la diana de cara a esa campaña, según relató el director general de Servicios Públicos para la Sostenibilidad, Agustín Cosano, que dejó claro que, el trabajo de los bomberos debe estar arropado por el ciudadano, que «debe ser el primer bombero cuando se produce situación de alerta en su casa», además de que sepa al dedillo medidas de prevención. Además de ese estudio, el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez  Villalobos, abrió otra puerta: la posibilidad de proveer de detectores de humos a las familias que lo soliciten y no puedan permitírselo, con motivo de la oleada de incendios en vivienda. «Todos debemos concienciarnos en que hay aparatos, como estos detectores, que por 17 euros pueden ayudarnos a prevenir esas desgracias». bomberos-recomendaciones

  • 1