jueves, 21 febrero 2019
14:23
, última actualización
Local

Un informe certifica que se debió parar la Encarnación hace 3 años

Se supo que el diseño era irrealizable a pocas semanas de las elecciones municipales

el 21 may 2010 / 15:32 h.

TAGS:

El proyecto de la Encarnación fue irrealizable durante un año y ocho meses y Urbanismo lo supo hace tres años, en mayo de 2007, a sólo unas semanas de las elecciones municipales. Lo correcto hubiera sido paralizar la obra, cancelar el contrato y reiniciar el proyecto, en vez de permitir que el presupuesto se disparara hasta los 89 millones de euros, un 70% más de lo previsto. Así lo ha certificado un informe del secretario municipal, que aconseja depurar las responsabilidades del autor del diseño por el enorme sobrecoste que ha acarreado.

 

A pesar de ello, el informe refrenda que se continúe la obra ya que a estas alturas sería aún peor paralizarla, por no contradecirse y porque en este tiempo la constructora ha logrado encontrar una solución técnica, por lo que debe ser quien la ejecute.

En todo caso, recomienda al Consistorio ser "más cauteloso a la hora de convocar concursos de ideas" para no volver a aprobar un proyecto "inejecutable", y reclama extremar los controles, porque el diseño superó tres filtros sin hallar "reparo alguno".

Urbanismo respondió ayer que abrirá el proceso para exigir responsabilidades "cuando el edificio esté completamente terminado y todas las certificaciones realizadas", e insistió en que el modificado cuenta con el visto bueno del secretario y el interventor municipal. El sobrecoste debía de haber sido aprobado en el Pleno de ayer, pero será llevado al del 31 de mayo porque la ausencia de la concejal de Fiestas Mayores, Rosamar Prieto-Castro, que estaba en el Rocío, hubiera dejado en minoría al PSOE a la hora de aprobarlo, ya que IU no lo apoyará, según denunció el PP.

El informe analiza los motivos de Urbanismo para aprobar una modificación que amplía en 25 millones la cuantía de la obra, que ya había sido aumentada en 8,5 millones al inicio de los trabajos, al hallarse restos arqueológicos y decidirse que se conservaran en un museo en el subsuelo del mercado.

El Ayuntamiento supo en mayo de 2007, tan sólo unas semanas antes de las elecciones municipales, que la estructura de madera de las setas del Metropol Parasol no era "realizable". El autor lo justificó por "la ausencia de antecedentes similares en el mundo" y su "excepcionalidad". Pero el secretario considera que eso debía haberse detectado en el proyecto de ejecución, para poder decidir antes de encontrarse con "lo irreversible de la situación", con las obras ya avanzadas.

La constructora comenzó entonces a estudiar una solución que se encontró en enero de 2009, un año y ocho meses después, tiempo durante el cual los trabajos siguieron avanzando sin que Urbanismo informara de que no sabía como finalizarlos.
La solución exigía 18 millones de euros más para las uniones de las estructuras de madera, ya que lo más caro era recalcular la forma de ensamblar cada uno de los 5.000 cruces de las láminas de madera que compondrán los parasoles. Además, se propuso cambiar el pavimento con vistas a peatonalizar la zona, se reordenaron los puestos del mercado y se mejoró la instalación eléctrica, con lo que el modificado, aprobado ayer por la comisión ejecutiva de Urbanismo, asume un segundo sobrecoste de 25 millones y eleva a 89 la cuantía total.

El informe de Urbanismo recuerda que sólo se puede modificar un proyecto ante "causas imprevistas", y no para salvar errores o imprevisiones técnicas.

El secretario añade la ley no puede contemplar "un supuesto tan extraño como que un proyecto no se pueda ejecutar", de forma que "habría que analizar detenidamente si procede exigir al proyectista las indemnizaciones y responsabilidades establecidas", y considera que "es el momento de realizar dicho análisis, por lo que instamos al órgano de contratación para que inicia expediente para depurar las eventuales responsabilidades, si las hubiere".

El informe da también el visto bueno a las demás modificaciones, salvo a la reordenación de los puestos del mercado, decidida porque lo pidieron los tenderos. Al no ser una "causa imprevista" sino un cambio de criterio, se exige que se resuelva el contrato y se saque a concurso de nuevo.

 

 

  • 1