domingo, 24 marzo 2019
12:34
, última actualización
Local

Un jefe de la mafia desvincula a Berlusconi de la Cosa Nostra

Graviano afirma que no conoce a Spatuzza, quien culpó al ‘Cavaliere’.

el 11 dic 2009 / 20:08 h.

TAGS:

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, ayer en la cumbre de jefes de Estado.

El mafioso Filippo Graviano, que junto a su hermano Giusseppe forma parte del núcleo duro de la Cosa Nostra, declaró ayer que no conoce al senador del Partido del Pueblo de la Libertad (PDL) Marcello Dell'Utri, supuesto intermediario de Silvio Berlusconi en su presunta relación con la Cosa Nostra, según había denunciado hace días.

Graviano testificó por videoconferencia desde la cárcel sobre las declaraciones de uno de sus sicarios y ahora colaborador con la Justicia, Gaspare Spatuzza, quien aseguró que existía una relación entre el primer ministro italiano y la mafia siciliana en la audiencia del pasado día 4 celebrada en Turín en el juicio de apelación al senador Marcello Dell'Utri.

Filippo Graviano desmintió todo y aseguró desde la prisión de Termi: "No he conocido jamás ni directamente ni indirectamente a Dell'Utri", de quien -según Spatuzza- el capo le comentó en 1994 que era la mano derecha de Berlusconi y su intermediario en las negociaciones con la Cosa Nostra. Así respondió a las preguntas de Claudio Dell'Acqua, presidente del Tribunal de Apelación de Palermo donde los jueces trataron de contrastar la fiabilidad del testimonio del asesino confeso, Spatuzza, mediante un interrogatorio a los Graviano, responsables de los asesinatos de los jueces antimafia Giovanni Falcone y Paolo Borsellino en 1992.

El arrepentido Spatuzza aseguró en la audiencia anterior que los Graviano, del clan de los Brancaccio (Palermo), le hablaron de Berlusconi en 1994 y le dijeron que negociaba con él un acuerdo electoral entre la mafia y el partido Forza Italia, del entonces empresario italiano, a cambio de ayuda para resolver sus problemas con la Justicia. Filippo Graviano desmintió haber dicho a Spatuzza que "esperaba ayuda. Cuando fui arrestado en 1994 tenía sólo cuatro meses por cumplir. No tenía problemas y nadie podía prometerme nada". "¿Por qué debería haber pedido ayuda?", se preguntó. Sin embargo, el verdadero capo de los Brancaccio, Giuseppe Graviano, no declaró y sus abogados pidieron al tribunal leer una carta en la que el detenido explicaba que sus problemas de salud estaban ligados al duro régimen carcelario, a lo que la Corte no accedió. El pasado día 4 el ex mafioso Gaspare Spatuzza relacionó al primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, con la hegemonía de Cosa Nostra, mafia siciliana en los años 90, durante la audiencia celebrada en Turín. De Berlusconi, Spatuzza refirió que Graviano le dijo que era el del "Canale 5" y sobre el segundo individuo el ex mafioso agregó: "En medio hay un paisano nuestro, Dell'Utri", ya condenado a nueve años de cárcel.

  • 1