martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Un mandato contra la prostitución

Tras más de tres años, el proceso avanza muy lentamente aunque empieza a dar sus frutos

el 13 jun 2010 / 18:50 h.

TAGS:

El Ayuntamiento empezó a trazar su hoja de ruta contra la prostitución en 2007, en el inicio del mandato. Transcurridos tres años han quedado atrás debates efectistas y de corto alcance como el de instalar cámaras en determinadas vías o reuniones más mediáticas que efectivas con las asociaciones de vecinos más reivindicativas para plantear dispositivos policiales y de limpieza en algunos barrios. 2010, el ejercicio de los recortes, debía ser el año del despegue del proyecto.

El alcalde de Sevilla, Alfredo Sánchez Monteseirín, lo presentó formalmente en noviembre de 2009: anunció la inminente ordenanza, una batería de ayudas para la reinserción y una serie de programas con un coste global de medio millón de euros. Con los presupuestos ya aprobados inicialmente y más de medio año transcurrido, la Delegación de la Mujer hace balance. Asegura estar más cerca de cumplir sus objetivos aunque incide en que son difícilmente cuantificables.


El plan integral no tiene un reflejo claro en los presupuestos. Aunque el alcalde anunció 500.000 euros para 2010, sólo hay 100.000 en las cuentas. 50.000 para subvenciones a distintas asociaciones, 24.000 para elaborar un mapa de la prostitución en la ciudad, y otros 24.000 para la campaña de concienciación de septiembre en el Día contra la Explotación Sexual y la Trata de Mujeres. "No ha habido recortes - subrayan desde el área de Mujer- hay muchas partidas que no son cuantificables". Durante estos años, la labor del área que dirige Dolores Rodríguez se ha centrado en coordinar a las distintas delegaciones y lograr la implicación de todas. Y ahí es dónde, según la edil, se ha producido un avance cuyo coste es incalculable.


La asistencia directa se ha reforzado. Desde enero, dos técnicas de la Delegación de la Mujer destinan parte de su jornada laboral a informar en los distritos del plan integral y a acercar las medidas a las prostitutas. Ha habido 20 sesiones informativas. Esta labor de sensibilización se completa con nuevas ayudas directas que se suman a los programas ya existentes: como la incorporación de este colectivo a los planes de asistencia bucal gratuita del área de Salud y Consumo.


Pero el objetivo es la reinserción. Y la principal vía son los talleres de empleo de IU: una oferta de formación laboral que permita empezar de cero. Ocho mujeres han completado ya este ciclo, y recibieron esta semana sus títulos. Otras siguen aún en unos cursos que comparten con otros muchos colectivos. "No queremos formar guetos", matizan desde Mujer. La reinserción social continúa con el acceso a una vivienda. Y ahí ha entrado Urbanismo. El registro de demandantes de vivienda, aprobado por la Gerencia, recoge la reserva de un 10% para "personas con problemática social": inmigrantes, víctimas de la violencia de género y, por supuesto, prostitutas.


Estos elementos conforman una vía de trabajo, la destinada a las prostitutas. Pero hay una segunda, las medidas encaminadas a erradicar este fenómeno. El proceso es lento. La ordenanza que abrió el debate público en 2007 sigue sin ver la luz, pese a que se han presentado ya varios borradores. El área de Mujer asegura que está casi todo listo, que las sanciones están ya establecidas y que serán más graves para los clientes que sean descubiertos cerca de colegios. La normativa no estará hasta diciembre. En el otro extremo, la restricción de los burdeles sí cuenta ya con armas: la ordenanza de actividades, de Medio Ambiente, avala el cierre de un club de alterne que tenga licencia de bar u hotel y se prepara la prohibición de la publicidad de los clubes.
Pero el mandato avanza, y el Gobierno local tiene ya menos de año para cerrar estos debates y afianzar este lento proceso contra la prostitución.

  • 1