miércoles, 20 marzo 2019
11:56
, última actualización
Local

Un mes de julio con 1,6 grados por encima de la media

Ha sido el quinto mes de julio de temperatura media más elevada desde 1961, después de los correspondientes a los años 1989, 1994, 2006 y 2010.

el 05 ago 2013 / 19:21 h.

TAGS:

El mes de julio ha sido muy cálido, con una temperatura media de  25 ºC, valor que supera en 1,6 ºC al normal para este mes, según la  Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). De este modo, el mes pasado  ha sido el quinto mes de julio de temperatura media más elevada desde  1961, después de los correspondientes a los años 1989, 1994, 2006 y  2010. En concreto, julio ha tenido carácter extremadamente cálido en la  franja norte peninsular que se extiende desde Galicia a Navarra,  donde en algunos observatorios se superaron los anteriores registros  máximos de temperatura media mensual de julio. Además, resultó muy  cálido en el resto de la mitad norte peninsular, así como en Madrid,  Castilla- La Mancha, Extremadura y norte de Andalucía, y fue normal a  cálido en el sur y sureste peninsulares. Las anomalías térmicas positivas fueron superiores a los 2º C en  la mayor parte de la mitad norte, alcanzando los 3º C en algunas  zonas de Galicia, País Vasco y Navarra. En Baleares, julio ha  resultado también cálido a muy cálido, mientras que en Canarias las  temperaturas han sido normales o ligeramente superiores a las  normales. Según AEMET, la anomalía positiva de las temperaturas medias de  julio no se ha debido a la ocurrencia de grandes olas de calor como  sucedió en el año 2012, sino a "la notable persistencia de una  situación de temperaturas elevadas y a la ausencia, hasta bien  entrada la tercera decena, de situaciones que dieran lugar a un  refrescamiento térmico significativo". Las temperaturas máximas más altas se registraron en general en la  primera decena del mes, sobre todo entre los días 6 y 9, si bien en  las regiones cantábricas el día mas cálido fue el 31, mientras que en  la zona de levante los valores térmicos más elevados se observaron  los días 28 y 29. Las temperaturas más elevadas de julio superaron ligeramente los  40º C en el bajo Guadalquivir y sur de Extremadura, así como en  algunos puntos del interior de Galicia y del País Vasco, destacando  los de Jerez de la Frontera con 41,8º el día 10; Córdoba aeropuerto  con 41,6º C el día 4; y Sevilla-aeropuerto con 41,1º C, también el  día 4. Mientras, las temperaturas mínimas más bajas de julio se  registraron en general en los últimos días del mes, en particular el  día 29, en la única situación meteorológica de este mes que dio lugar  a un descenso térmico significativo, según indica la AEMET. En esas fechas las temperaturas mínimas descendieron por debajo de  los 10º C en amplias zonas de Castilla y León, interior del País  Vasco y Galicia y sistemas montañosos del centro y norte peninsular.  La temperatura mínima mensual en un observatorio principal se  registró el día 28 en el puerto de Navacerrada (Madrid) con 6,0 º,  seguido de Molina de Aragón (Guadalajara) con 6,6 º C, el día 29. PRECIPITACIONES NORMALES Por otro lado, julio ha sido en conjunto un mes de precipitaciones  en torno a las normales, con una precipitación media de 21 mm, valor  muy próximo al normal del mes, según indica la AEMET. Así, explica que, como es habitual en los meses veraniegos, la  distribución geográfica de las precipitaciones ha sido muy irregular,  de forma que mientras que en Castilla y León, la Rioja, Aragón,  Cataluña, sur de Navarra, interior de Valencia y áreas del sur y este  de Castilla- La Mancha ha sido más húmedo de lo normal, en el resto  ha sido en general seco, especialmente en las regiones cantábricas,  donde julio ha tenido carácter muy seco, incluso extremadamente seco  en el caso de Asturias. De este modo, en la primera decena de julio, las precipitaciones  afectaron principalmente al tercio oriental, habiendo sido más  intensas en la zona de Pirineos y en el Sistema Ibérico, donde las  cantidades de precipitación que se acumularon en la decena fueron  localmente superiores a 40 mm. En la segunda decena se registraron precipitaciones, que fueron  copiosas en algunos puntos, en las regiones de la mitad norte  peninsular, pero que apenas afectaron a las zonas costeras de la  vertiente cantábrica. Las precipitaciones fueron más intensas en  zonas montañosas del nordeste, donde en algunos puntos las cantidades  acumuladas superaron los 100 mm., así como en puntos del centro de  Castilla y León. En la tercera decena se registraron precipitaciones, de intensidad  y distribución muy irregular, por todas las regiones, con excepción  de Baleares, Canarias, Murcia y centro y este de Andalucía. Las  cantidades acumuladas más importantes, por encima de los 30 mm., se  observaron en el oeste de Galicia y en el área de Pirineos. En este mes no hubo episodios que dieran lugar a precipitaciones  muy intensas, habiendo sido el más significativo el que afectó a  zonas del interior de Cataluña el día 13. La mayor precipitación  diaria registrada en un observatorio principal correspondió a Lérida  con 46,0 mm. el día 13, seguido de Santiago de Compostela con 32,5  mm. el día 28.

  • 1