domingo, 09 diciembre 2018
03:31
, última actualización
Economía

Un negocio muy accesible

La EOI y la Fundación ONCE ponen el acento en la oportunidad que supone la accesibilidad y la mejora de competitividad para las pymes, a la vez que señala que queda mucho por avanzar.

el 10 jun 2014 / 22:21 h.

TAGS:

Fernando Bayón, director general de EOI; María Josefa Álvarez (Fundación ONCE), Lourdes González, directora de Tecnologías Accesibles de Technosite; María Jesús Escobar (Ernst & Young); y Francisco Velasco, director de EOI Andalucía. Fernando Bayón, director general de EOI; María Josefa Álvarez (Fundación ONCE), Lourdes González, directora de Tecnologías Accesibles de Technosite; María Jesús Escobar (Ernst & Young); y Francisco Velasco (EOI Andalucía). Ahí va una idea para emprendedores que no tengan muy claro qué camino tomar y para empresarios con negocios ya consolidados. ¿Les suena la economía de la accesibilidad? Pues este ámbito, que se detiene en atender las necesidades de las personas con discapacidad para que puedan disfrutar y consumir bienes y servicios sin ninguna cortapisa, no se queda solo en la responsabilidad social y la reputación de quien la ejerce, sino que se puede traducir a rendimiento económico en la cuenta de resultados de cualquier empresa. Así lo pusieron ayer de manifiesto en las conclusiones de varios informes que, elaborados por la EOI y la Fundación ONCE con el apoyo del Ministerio de Economía y financiado con fondos Feder y con el epicentro de la accesibilidad, reflejaron de un lado, la implantación real en 45 pequeñas y medianas empresas de la provincia, y de otro lado, la radiografía de una veintena de empresas de toda España que, de una u otra manera, han incorporado la accesibilidad como parte de su actividad. Como resumió Lourdes González, directora de Tecnologías Accesibles de Technosite de la Fundación ONCE, entre los beneficios que puede reportar a las pymes empezar a prestar un poquito más de atención a la accesibilidad se encuentra que pueden ampliar el mercado a potenciales clientes que pueden estar desatendidos, diseñar productos y servicios que pueden ser una oportunidad de negocio empresarial, mejorar la imagen de la empresa, lo que va ligado a un servicio de mayor calidad, y abrir la puerta a la contratación de personas con discapacidad, favoreciendo la inclusión, sin olvidar la reputación. Más pragmática se mostró María Jesús Escobar, socia responsable de Sector Público de Ernst&Young, que puso el acento a las pymes presentes ayer en que adoptar este tipo de medidas puede redundar en un aumento de ingresos, una reducción de costes y una mejora, por tanto, de la competitividad. Para ello, recordó María Josefa Álvarez, directora adjunta de Accesibilidad Universal de Fundación ONCE, «muchas de las dificultades que tienen las personas con discapacidad se resuelven de forma creativa», por lo que animó a ponerse manos a la obra y ofreció la experiencia que atesora la Fundación en esta materia a todos aquellos empresarios sensibilizados. Además de la perspectiva de la accesibilidad como un sector de la nueva economía y como una nueva forma de gestión, en la sede de la EOI se presentaron los resultados de un estudio en el que han participado casi medio centenar de pymes de Sevilla durante nueve meses, en los que se han dejado analizar al detalle para comprobar el grado de accesibilidad real con el que cuentan –como factor de competitividad– y dónde están los principales puntos de mejora, que son muchos. De esta manera, y según este estudio, el primero de estas características en la provincia, la principal deficiencia de las pymes en materia de accesibilidad tiene que ver con la señalización. Así, el 75,5 por ciento no dispone de sistemas de señalización y comunicación para personas con dificultades. En cuanto a la facilidad de acceso a las instalaciones, el 42,2 por ciento no resulta accesible. El mejor parámetro en este apartado tiene que ver con la circulación dentro de las instalaciones, ya que solo el 22,2 por ciento no resulta adecuada a personas con dificultades de accesibilidad. Por lo que respecta a los sectores, es reseñable que en el sector del comercio el 53,8 por ciento de los mostradores de los negocios de venta al público no son accesibles. También resulta llamativo el sector de las academias de formación, en el que el 100 por ciento de las analizadas no dispone de materiales y soportes de ayuda técnica (audiodescripción, sistemas tecnológicos, entre otros dispositivos) pensados para personas con problemas de accesibilidad. Queda, así pues, mucho camino por recorrer.

  • 1