viernes, 14 diciembre 2018
03:59
, última actualización
Deportes

Un nuevo héroe, un nuevo tiempo

El Betis contradice la lógica y se coloca delante del Sevilla a dos partidos del final. El recién ascendido puede con el aspirante a Europa.

el 02 may 2012 / 22:05 h.

La pirámide del triunfo: todos encima de Beñat tras el 1-2.
Era el minuto 92, Beñat estaba a punto de ejecutar esa maravillosa pillería que lo envía directamente a la galería de mitos del Betis y su equipo aún no había logrado su victoria número 14 en el Sánchez-Pizjuán en el derbi número 114 de la historia. Sin embargo, antes de que la nueva estrella verdiblanca inventase ese lanzamiento que por supuesto pasa a formar parte de la colección de grandes momentos históricos de la rivalidad sevillana, ya se había constatado un hecho indiscutible hoy aunque impensable ocho meses ha, cuando era verano y todavía humeaban los rescoldos de aquella polémica... "No", respondió Marcelino García Toral cuando se le preguntó, más o menos, si el Betis pertenecía a la misma liga que su equipo. Casi nueve meses más tarde, la clasificación, imperturbable ella, alejada de cualquier pasión, enemiga de la subjetividad, establece lo único importante, la realidad: el Betis está por encima del Sevilla. Pero ya lo había confirmado el transcurso del derbi, antes incluso del beñatazo: a día de hoy, las diferencias entre los eternos rivales han desaparecido.

La trascendencia de lo logrado por el Betis en Nervión va más allá de Beñat, su golazo y el adelantamiento en la tabla. A fin de cuentas, el equipo de Pepe Mel sólo se ha colocado undécimo. El trasfondo de la victoria, la importancia de la coyuntura clasificatoria es que confirma una vez más el final de un ciclo, el del Sevilla, dominador absolutísimo de la rivalidad en los seis últimos años, desde que en 2006 comenzó a recolectar un título detrás de otro mientras su adversario se iba hundiendo poco a poco hasta ahogarse en el pozo de Segunda. Y por supuesto puede ser el principio del tiempo del Betis, un proyecto basado en poco dinero y mucho buen trabajo con fenomenales perspectivas de futuro.

En Heliópolis hay quien ha comparado la situación del Betis con la que experimentó el Sevilla en la época de las estrecheces, con Joaquín Caparrós. Aquel fue el punto de partida del Sevilla de las Copas de la UEFA, las Copas del Rey y las Supercopas. El Betis post Lopera sueña con recorrer el mismo camino. El primer paso está dado. Ahora, a no tropezar.

  • 1