domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Deportes

Un petate repleto de ambición

Nano, mediapunta de la AD Nervión, se ha enrolado en el Diocesano de Cáceres. En la campaña precedente anotó 18 goles. Debutó en seniors.

el 12 ago 2014 / 11:51 h.

ALVARO2_opt Nano posa para el Decano Deportivo en un partque de la capital (Bernardo Ruiz). El mediapunta de la AD Nervión Álvaro Romero Morillo, Nano, se ha enrolado en la disciplina del CD Diocesano, conjunto del grupo V de la División de Honor juvenil. El talentoso atacante abando­na la fábrica de Piscinas Sevilla para unirse a un ambicioso proyecto en la máxima categoría de la última etapa formativa nacional. Este chico de barrio criado en Alcosa e hijo de uno de los mejores jugadores de la época moderna de la UD Rinconada, el artillero Pedro, ya ejerce en la disciplina de un club que ha rubricado varios convenios de colaboración con el Real Madrid en los últimos años. Nano fue en la campaña precedente el mejor jugador de la fábrica de Piscinas Sevilla junto al cadete Montero. El elegante mediapunta alternó su presencia en Preferente juvenil, en la que festejó 5 dianas en los 7 partidos en los que intervino, y Liga Nacional, donde brilló con luz propia. El del Parque Alcosa anotó 12 goles en 23 encuentros en la segunda categoría estatal, un aval con el que debutó a las órdenes de Antonio Rueda en el sénior, uno de los conjuntos más potentes de Regional Preferente, actual Segunda Andaluza. El menudo goleador se estrenó en el plano realizador en un compromiso especialmente atractivo ante la AD Cerro de Marco Fernández. Ahora, y después de despedirse de la Calle Francisco Buendía, sueña con triunfar en la élite del fútbol juvenil con el Diocesano.

  • 1