martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

Una agresión en la Velá de Triana deja a un turista italiano a punto de perder un ojo

Tres jóvenes agredieron a un grupo de visitantes porque les dieron con una pelota que se les escapó mientras jugaban. Dos heridos tuvieron que acudir al hospital, y un tercero sufrió lesiones leves.

el 27 jul 2010 / 21:53 h.

La Velá registró algunos incidentes.

Un turista italiano que está de vacaciones en España con un grupo de amigos se ha visto a punto de perder un ojo tras ser agredido por un grupo de jóvenes en la Velá de Triana, después de que a otro joven de su pandilla se le escapara la pelota con la que jugaban y le diera en la cara a uno de los agresores. El peor parado fue L., que sufrió un golpe en la cara que le inundó el ojo de sangre y llegó a perder la visión, aunque la lesión ha evolucionado a mejor. Aún tiene secuelas y sigue medicándose, pero asegura que en el hospital le dijeron ayer, en su última revisión, que probablemente termine de reponerse pronto, según informó él mismo a El Correo.

Ocurrió a la una de la madrugada del domingo en el cruce del Altozano y la calle Betis, cuando al grupo se le cayó la pelota, que rebotó "sin fuerza" en la cara de uno de los agresores. El chaval italiano al que se le había escapado el balón pidió disculpas y el afectado le dio la mano. Pero cuando el chico, N., se daba la vuelta para irse le dieron un puñetazo por la espalda mientras comenzaban a gritar a los turistas. "Creo que estaban borrachos", explicaba ayer L., a quien golpearon cuando trataba de coger la pelota del suelo, dejándolo postrado en el asfalto sin que le diera tiempo siquiera de ver a su agresor.

Mientras L. era evacuado al hospital de Traumatología Virgen del Rocío, su amigo, que sí vio a los chavales, identificó a tres agresores que fueron localizados por la Policía Local y trasladados a la Jefatura de Policía, ya que no portaban documentación y tenían que ser identificados, aunque quedaron libres de inmediato.

Uno de ellos, conocido por los agentes por haber protagonizado otros altercados, argumentó para justificar la agresión "que era boxeador" y hasta se enorgulleció de mostrar a los policías los rasguños que sufrió en los nudillos al pegar a los turistas. Los agresores también amenazaron a los italianos haciendo el gesto de pasarse la mano por el cuello, como si se lo estuvieran cortando.

N. tuvo que ser trasladado al hospital con una herida en la boca y un tercer turista resultó herido, pero de carácter leve, con lo que no le hizo falta acudir al médico.

Los chicos tenían previsto irse de Sevilla a Tarifa ayer tras pasar dos noches en la ciudad, pero el médico se quedó tan preocupado por la pérdida de visión que sufrió L. que le pidió que volviera para revisarle el ojo y ver cómo evolucionaba antes de irse. El chico, que visitaba la ciudad por segunda vez, accedió y pasó una noche más en Sevilla. Ayer recibió un pronóstico optimista en el hospital: aunque sigue teniendo sangre en el ojo, parece que se repondrá totalmente.

  • 1