viernes, 14 diciembre 2018
19:47
, última actualización
Economía

Una apuesta por rebajar cotizaciones y subir impuestos

Juerguen Foecking brinda en el foro ‘Hablemos de Europa’ una receta para crear empleo y estimular el consumo, aunque asegura que «la Comisión Europea no impone nada»

el 26 jun 2014 / 09:05 h.

TAGS:

Por Juan Rubio y Alejandro Luque «Lo que propone Bruselas a España es bajar las cotizaciones sociales para crear empleo y subir los impuestos indirectos. Solo así se estimulará el consumo». Esta fue una de las ideas centrales que Juerguen Foecking expuso en el coloquio que mantuvo ayer con los participantes del foro Hablemos de Europa, aunque señaló que «al final, todo es una cuestión política. Nosotros no imponemos nada». Un momento del coloquio del foro Hablemos de Europa, ayer en el hotel Colón. / Foto: Pepo Herrera Un momento del coloquio del foro Hablemos de Europa, ayer en el hotel Colón. / Foto: Pepo Herrera Rompió el hielo Rocío Morera, adjunta a la presidencia del grupo Morera & Vallejo, quien se interesó por la percepción que actualmente se tiene de España de Bruselas. «Es verdad que España tenía problemas para encontrar el crédito, también que había perdido la confianza de los mercados, y no cabe duda de que teníamos que actuar para que no siguiera la senda de Grecia. Pero no es menos cierto que es un ejemplo de país que ha afrontado las reformas y ha salido bastante bien», comentó Foecking. Por su parte, Patricia Eguilior, directora general de Fondos Europeos de la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo, quiso saber si el Consejo Europeo, además de decirle a los gobiernos lo que tienen que hacer, está tomando decisiones para colaborar. «Hay que decir que las exigencias del déficit son ahora mucho menores que hace poco», dijo el invitado. «Son las reglas, que siempre se pueden cambiar, pero habrá que ver lo que quiere la nueva Comisión». «¿Vamos a considerar en el futuro cualquier tipo de energía, incluido el fracking, o solo las socialmente más aceptadas?», inquirió Joaquín Merino, presidente de Emérita Resources. Para Foecking, «quizá es pronto para abordar temas energéticos, pero ya con Ucrania se ha visto que es una cuestión clave. Me temo que los responsables europeos de Medio Ambiente tendrán que pelearse con los de Política Energética, y quien sea comisario tendrá este tema sobre la mesa». Manuel Alejandro Cardenete, catedrático de Economía de la Universidad Loyola Andalucía, expresó su «mal pálpito» a pesar de su confianza en que España saldrá de la crisis. «Temo que la reforma se quede en un mero parcheo, porque Europa sigue sin tener controlada la política fiscal». «Tiene razón», reconoció el responsable de Economía de la CE en España, «pero el papel de la Comisión es seguir insistiendo, también en España. El déficit es excesivo y no hay excusas. Lo hemos dicho en marzo y lo repetiremos en septiembre», subrayó. La cuestión fiscal enfocó también la pregunta de José Carlos Miranda, vicedecano de Relaciones con Empresas de la UPO. «Hacemos recomendaciones porque no tenemos el derecho de hacer más», dijo el experto alemán. «Lo que quiere Bruselas es hacer una reforma en su conjunto, no limitarse a medidas concretas. Pero la economía no es una ciencia exacta, hay modelos que dicen una cosa y otros lo contrario», añadió. Gaspar Llánez, secretario general de la Consejería de Economía, expresó la «decepción» actual de los españoles porque «España siempre ha cumplido, ha sido un buen estudiante, hemos hecho todos los deberes, éramos el país con menos deuda del mundo desarrollado, pero nos dimos cuenta de que no existía gobernanza en Europa, porque dicha gobernanza debería evitar choques asimétricos, que son fatales», aseveró. «Poco puedo añadir», dijo Foecking, «solo recordar que hace diez años se hablaba de Alemania como la enferma de Europa. Puso en marcha reformas y se recuperó. Eso significa que el destino de un país puede cambiar». Mientras Marycruz Arcos, profesora de Derecho Internacional de la US, insistía en la limitación de competencias de la Unión Europea, Antonio Carrillo, responsable de Economía de la Confederación de Empresarios de Andalucía, invitó a Foecking a reconocer, tras las últimas elecciones europeas, que “el Parlamento Europeo no tiene un papel muy importante, no entra en las votaciones de la Comisión». Al final, la cuestión de los bancos y la necesidad de que apoyen proyectos empresariales, esgrimida por Antonio Morera, presidente del grupo Morera & Vallejo, y secundada por varios comensales, acabó acaparando el debate. Luis Marín, director territorial de Banco Popular en Andalucía Occidental, dijo que «la banca no puede no puede ser el único pagador. Nadie más interesado que nosotros en poner dinero en circulación, pero vamos a mirarnos todos». El director de El Correo de Andalucía, David López, cerró el acto agradeciendo a Foecking su asistencia y proclamando que, más allá de los retos económicos del futuro, Europa «es un proyecto que tenemos que construir todos juntos».

  • 1