viernes, 19 abril 2019
20:56
, última actualización
Local

Una bomba casera cierra Times Square durante ocho horas

Los talibanes de Pakistán reivindican en una web la colocación del explosivo en la plaza neoyorquina.

el 02 may 2010 / 07:31 h.

TAGS:

Un policía neoyorquino vigila a cientas de personas en la plaza acordonada.

El Departamento de Policía de Nueva York investiga quién puso este sábado lo que calificó de un "rudimentario coche bomba" en Times Square, la plaza más concurrida de la ciudad, que hizo ayer saltar de nuevos todas las alarmas de seguridad en el país.

Hasta el momento no se tiene información de los responsables del frustrado ataque aunque supuestamente los talibanes de Pakistán reivindicaron en una web islamista la colocación de la bomba en venganza por la muerte de dos líderes de Al Qaeda y por los "mártires musulmanes". Anoche, la autenticidad del mensaje no había sido comprobada.

El alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg -que se encontraba en la gala de corresponsales en la Casa Blanca- explicó que, con la colaboración ciudadana y la actuación de las autoridades, se logró evitar lo que podría haber sido "un incidente muy mortífero", ya que "realmente podría haber explotado y haber creado un gran fuego", lo que habría tenido "un aceptable impacto".

Un grupo de trabajo del FBI se ha sumado a las investigaciones emprendidas por la Policía de Nueva York para determinar quién y cómo colocó el material en el interior de un Nissan Pathfinder oscuro aparcado en plena plaza hacia las 18.30 de la tarde del sábado (hora local).

Las alarmas saltaron cuando un vendedor ambulante de camisetas -ex veterano de Vietnam, según apuntó Bloomberg- vio salir humo de una caja ubicada en la parte trasera del vehículo y alertó a un oficial. El hecho de que las matrículas, correspondientes al Estado de Connecticut, no coincidieran con el modelo del automóvil hizo que la Policía evacuara y acordonara de inmediato la zona, centro neurálgico de Manhattan, donde miles de turistas y transeúntes se encontraban paseando o acudiendo a cines y teatros de la popular Broadway.

Más de ocho horas después la plaza permanecía cerrada entre la Séptima y Octava avenidas y entre las calles 43 y 46, lo que impedía además que cientos de personas pudieran acceder a sus hoteles y ofrecía una imagen muy inusual para una zona que suele estar concurrida durante las 24 horas del día. "Hemos tenido mucha suerte", dijo en relación a la rápida reacción del vendedor el alcalde, quien recordó que este fin de semana es uno de los primeros del año con buenas temperaturas, lo que ayudó a que en la zona hubiera más gente que en semanas anteriores. El vehículo, aparcado en la calle 45 entre la Séptima y Octava avenidas frente a una sucursal de Bank of America, no llegó a explotar.

El portavoz de la Policía de Nueva York, Paul Browne, describió el vehículo como "un rudimentario coche bomba", en el que había tres contenedores de propano, dos de gasolina, fuegos artificiales de consumo casero, dos relojes, cables, lo que parece ser una caja para guardar armas y otros materiales.

Según las autoridades, los responsables de la colocación del vehículo, que podría ser robado, no eran unos profesionales bien preparados para elaborar y hacer detonar explosivos, y unas cámaras de seguridad revelaron que el coche llevaba aparcado pocos minutos en la zona.


  • 1