jueves, 21 febrero 2019
20:02
, última actualización
Economía

Una crisis que se alarga aviva el negocio de los montes de piedad

El empeño de joyas alcanza en 2009 cifras históricas en volumen y clientes.

el 14 jul 2010 / 21:12 h.

Cadenas, pulseras, anillos, joyas de familias. Son los artículos que más se quedan en prenda.

Tienen más de 300 años de historia, pero ha tenido que venir una crisis de dimensiones prácticamente impredecibles para que se hayan puesto de moda. Son los montes de piedad de las cajas de ahorros, que nacieron para facilitar el crédito a las clases más desfavorecidas y evitar así que recurrieran a los usureros, dando como garantía sobre todo joyas. Es lo que se conoce como un préstamo prendario, que ha reactivado el negocio, algo olvidado, del empeño.

Desde 2007, año en el que estalló la crisis financiera, las cajas han constatado un incremento progresivo de esta fórmula, que se caracteriza porque presta cuantías pequeñas de dinero -en 2009 la media de dinero otorgado se situó en los 505 euros, si bien se registraron operaciones a partir de los 50 euros- y por un tiempo limitado, que suele rondar los doce meses. De hecho, tres de cada cuatro créditos no superaron el año pasado los 600 euros.

Sin embargo, se produjo una curiosa circunstancia. Sólo el 1,4% de los clientes reciben créditos que rebasan los 3.000 euros fue el colectivo que más creció y con diferencia, al aumentar un 79% en el último año.

La patronal de las cajas, la CECA, presentó ayer la memoria de la actividad de los montes de piedad en 2009, que en Andalucía mantienen activa cuatro cajas: Unicaja, Cajasol, Cajasur y Caja Granada, que sumaron un total de 65.410 clientes y contabilizaron en conjunto 113.135 préstamos en vigor.

Además, concedieron el año pasado 87.441 nuevos créditos. En todas las cajas andaluzas crecieron las nuevas operaciones a excepción de Unicaja, en la que descendió un ligero 2,3%, aunque aun así se mantuvo por encima de los 43.000 préstamos, que alcanzaron los 15,8 millones.

La entidad malagueña es la que cuenta con más clientes -32.605- si bien destacó el número de nuevos usuarios (más de 16.300) en 2009, aunque de las cajas andaluzas destacó el importe medio de los préstamos concedidos por la sevillana Cajasol, que ascendió a los 710 euros frente a los 363 de Unicaja, los 456 de Caja Granada y los 445 de Cajasur.

En España el año pasado había 226.056 personas con un préstamo de este tipo vigente al cierre de 2009, lo que representa un 12% más que el año anterior. De esta cifra, 47.288 optaron por primera vez por esta vía, con un espectacular incremento del 51,2% frente a 2008 -la mayor alza desde que se tienen datos-, con lo que se alcanzaron nuevas cifras récord.

Casi siete de cada diez clientes eran mujeres (el 66% del total), algo habitual en este tipo de créditos, asegura la CECA; frente al 34% de hombres que los solicitaron.
el oro, al alza. Según la memoria de la CECA, la actividad de los montes de piedad estuvo marcada de nuevo por la crisis y por la evolución al alza del precio del oro, lo que se tradujo tanto en un ligero incremento del número de operaciones como en un aumento mucho mayor de los volúmenes. En este último aspecto también influyó la incorporación a la base de clientes de personas más jóvenes y de mayores recursos económicos.

Y es que el ejercicio de 2009 cerró con 426.459 operaciones en vigor, el 2,2% más, por valor de 221,51 millones de euros, cuantía que creció un 7,2%.

La crisis también se notó en la recuperación de las garantías, que descendió ligeramente, aunque sigue siendo la opción mayoritaria, ya que el 92% de los clientes prefiere mantener sus joyas que dejarlas en las cajas, que de media concedieron el 70% del valor de tasación.

El año pasado las cajas celebraron un total de 104 subastas de esas joyas que no fueron recuperadas por sus propietarios, de las que obtuvieron una revalorización del 62,6% de media sobre su precio de origen. "Esta cantidad se devuelve al propietario de la joya subastada, una vez liquidado el préstamo y los intereses correspondientes", explicó la patronal.

  • 1