viernes, 14 diciembre 2018
01:58
, última actualización
Salud

Una guía para que el catarro no se eternice todo el invierno

La doctora Garre afirma que la exposición al frío, el estrés o las alteraciones del sueño pueden potenciar el contagio.

el 20 dic 2014 / 10:00 h.

TAGS:

El resfriado o catarro común es la enfermedad leve más extendida en el mundo, dado que se estima que una persona sana puede padecer entre dos y tres resfriados de media al año. Como recuerda la doctora Aurora Garre, asesora médica de Cinfa, el resfriado es «Una infección aguda del tracto respiratorio, que no produce fiebre alta y que cursa con inflamación de nariz, senos, laringe, tráquea y bronquios». Si bien se trata de una patología que afecta a personas de todas las edades, existen factores de riesgo para contraer un resfriado, como pueden ser el estrés, las alteraciones del sueño y el descanso, la malnutrición, el hábito tabáquico, las inmunodeficiencias congénitas, la presencia de enfermedades crónicas subyacentes, vivir o trabajar en un lugar hacinado, y en el caso de los niños, la exposición a los virus en las escuelas infantiles. Imagen Aurora5 copiawebSegún la  doctora, «En el caso del catarro, la mejor recomendación es esperar a que pase, pues no existe ningún tratamiento para curarlo más rápidamente, aunque sí pueden seguirse una serie de consejos que aliviarán sus síntomas y harán más llevadera la convalecencia». En primer lugar recomienda hacer el mayor reposo posible, durmiendo al menos siete horas diarias, especialmente si se presenta fiebre. Otro aspecto importante es mantener el ambiente cálido y sin excesiva humedad, ya que los virus responsables del catarro prefieren el frío. No hay que olvidar lavarse las manos con frecuencia, haciéndolo con agua y jabón durante al menos quince segundos y prestando especial atención a la zona entre los dedos y debajo de las uñas. Destaca lo fundamental de alimentarse adecuadamente, recomendando una dieta abundante en frutas y verduras, ya que son fuentes de vitaminas y minerales que ayudan al cuerpo con sus propias defensas. También hace una mención al hecho de beber gran cantidad de líquidos. Puesto que ayudan a eliminar la mucosidad y alivian el dolor de garganta. Explica que dejar de fumar y evitar los ambientes con humo es imprescindible, ya que irritan la garganta y las mucosas. Con idea de mejorar la respiración, subraya la posibilidad de realizar aspiraciones de agua con sal o vahos de eucalipto. La posibilidad de hacer gárgaras con agua caliente  con limón y miel por su acción emulgente está indicado para ayudar a calmar el dolor de garganta, afirma. No se puede actuar por iniciativa propia y aconseja consultar al farmacéutico y evitar la automedicación. Por último recomienda tener mucho cuidado  con los antibióticos, ya que es muy importante que no se tomen por cuenta propia, además de que no son efectivos contra el catarro.

  • 1