lunes, 10 diciembre 2018
18:56
, última actualización
Local

Una mujer muere en un tiroteo entre dos atracadores y la Policía Local

La víctima esperaba el autobús frente a la sucursal bancaria que atracaron los ladrones, uno de los cuales resultó herido grave.

el 25 may 2012 / 07:45 h.

TAGS:

Concepción Barreiro, de 54 años, había salido con su hija como cualquier día para coger el autobús en el barrio Bajo de San Juan de Aznalfarache que le llevaría hasta el ambulatorio. Sin embargo, la mala suerte se cruzó en su camino e hizo que en ese momento un par de atracadores la emprendieran a tiros con la Policía Local para poder huir tras haber robado en la sucursal bancaria que estaba justo enfrente de la parada en la que estaba la víctima. Se produjo un tiroteo y una bala perdida le impactó en la base del cráneo, arrebatándole la vida. Uno de los atracadores resultó herido grave en el fuego cruzado, mientras que el otro fue detenido. La mujer estaba casada y tenía dos hijos, uno de ellos de 31 años y tetrapléjico.

Pasadas las 8.30 horas un par de hombres con la cara cubierta con un casco y armados entraron en la sucursal de Banca Cívica de la calle Antonio Machado de San Juan de Aznalfarache, la misma que hace cuatro meses sufrió otro atraco, donde llegaron a retener a una persona mientras se hacían con el botín. Minutos después salían, montándose ambos en un ciclomotor, robado hace tres días, para emprender la huida. Sin embargo, una patrulla de la Policía Local, que al parecer se dirigía hacia un colegio cercano para regular el tráfico a la entrada de los escolares, fue alertada del atraco por lo que llegó rápidamente al lugar de los hechos.

Fue entonces cuando, según relataron algunos vecinos de la calle, la Policía se dirigió hacia los atracadores que abrieron fuego contra los agentes, produciéndose entonces un tiroteo en plena calle. Concepción se encontraba en ese momento con su hija, de unos 20 años, en la parada situada prácticamente enfrente de la sucursal bancaria y al ver lo que estaba ocurriendo le propuso a su hija que se refugiaran en la casa situada tras la parada, ya que era una vecina que conocía desde hacía muchos años. "Le dijo a su hija, Inma vamos para casa de Carmelita que esto se está poniendo muy feo", explicó Encarnación García, una de las vecinas que conocía a la víctima desde pequeñas "porque estábamos en la misma clase en el colegio". La víctima y su hija intentaron así refugiarse, pero una bala se escapó e impactó en Concepción, Concha como la conocían sus vecinos, en concreto en la base del cráneo. Los vecinos, que ya habían alertado al servicio de emergencias 112 cuando oyeron los primeros disparos, escucharon entonces a la joven que gritaba "mi madre no, mi madre no", por lo que rápidamente salieron a la calle para ver qué ocurría. "Mi marido bajó y ya había un hombre auxiliándola. A la chica le hemos tenido que dar una tila, estaba destrozada", aseguró Encarnación.

Los servicios de emergencias estuvieron 15 minutos intentando reanimar a la mujer, pero no pudieron hacer nada por salvar su vida. En el tiroteo también resultó herido uno de los atracadores, que recibió dos impactos de bala, uno en el pecho y otro en el hígado. El herido fue trasladado al hospital Virgen del Rocío, donde permanece ingresado en estado grave. El otro fue detenido tras el tiroteo por los agentes de la Policía Local.

INVESTIGACIÓN

La noticia se extendió rápidamente por todo el barrio, más aún porque la víctima vivía sólo a unos metros de donde cayó muerta. Según los testigos, la mujer se dirigía con su hija al barrio Alto de San Juan al ambulatorio Nuestra Señora de la Paz para recoger una serie de papeles. Luego ambas iban a ir a un fotógrafo, ya que su hija tenía que ir a hacerse unas fotografías para renovar el DNI.

Los vecinos contaban ayer que la bala que impactó en Concepción salió del arma de uno de los agentes, ya que por las posiciones era prácticamente imposible que fuera de los atracadores, salvo que hubiera impactado en algún objeto. De hecho, Encarnación aseguró que su hija estaba diciendo que a su madre "la había matado la bala de un policía local". No obstante, este extremo está siendo investigado por la Policía Científica, que ayer mantuvo toda la mañana la calle acordonada en busca de pruebas que le permitan determinar la trayectoria de la bala. En el suelo, los agentes habían localizado al menos una decena de casquillos y varias balas habían impactado en los vehículos que estaban aparcados. "Dos de ellos son de mi marido y mi hijo", dijo Encarnación. La autopsia al cadáver permitió extraer la bala y tras lo que se determinará si es la munición utilizada por la Policía Local.

En cuanto a los atracadores, el que está detenido ha sido identificado como Juan Marco G.J., nacido en 1953, le constan 20 detenciones anteriores por robos con violencia y un homicidio doloso, más otras siete detenciones a cargo de la Guardia Civil. De hecho, ha estado varias veces en prisión, la última hace un año y medio. La Policía lo pondrá a disposición judicial una vez que finalice todas las diligencias. El otro, el herido, es Francisco R.G, nacido en 1963, con 16 detenciones anteriores por robo, aunque la última fue por malos tratos.

  • 1