miércoles, 23 enero 2019
14:40
, última actualización

Una operación de corazón pionera salva a un hombre al que le quedaban 3 meses

Un equipo de 9 médicos del Hospital Virgen de las Nieves de Granada logra cerrar desde fuera una herida de 25 centímetros en su corazón con una pieza metálica que evita que pierda sangre.

el 02 may 2014 / 22:19 h.

A Juan Manuel Fernández, de 66 años, le habían dado tres meses de vida por una múltiple dolencia cardíaca y ninguna operación le garantizaba escapar de ese diagnóstico. Pero un equipo multidisciplinar de nueve sanitarios del hospital Virgen de las Nieves de Granada ha logrado con una técnica novedosa salvar la vida de este paciente cardiaco con múltiples patologías que tampoco podía someterse a un trasplante ni volver a ser intervenido. Fernández ha recuperado su salud en una intervención pionera en la provincia granadina, y ayer compareció junto a su equipo de médicos, en el hospital granadino, para darles las gracias y hacer un brindis por la sanidad pública. El paciente se sometió a su primera intervención de corazón en 1966 para afrontar una estenosis severa, una afección cardiaca que le hizo volver a los quirófanos del hospital Virgen de las Nieves de Granada en 1997 y en 2012. En diciembre del pasado año, Juan Manuel Fernández recayó de sus patologías y volvió al centro sanitario con un pronóstico que acortaba su esperanza de vida por la imposibilidad de someterlo a una nueva intervención y después de que el equipo médico descartara la opción de un trasplante de corazón. «Pero dijeron que me iban a salvar sí o sí y lo han conseguido», explicó ayer el paciente, que se aferró a la vida el pasado 24 de marzo tras una operación novedosa en el centro granadino. Un equipo multidisciplinar integrado por nueve profesionales participó en la compleja intervención para sellar una herida de 25 milímetros de su corazón, al que accedieron por el tórax para solucionar un fallo en una de sus válvulas. Lo novedoso es que no fue necesario abrirle el tórax para acceder a su corazón. La consejera de Salud y Políticas Sociales, María José Sánchez Rubio, compareció con los facultativos y destacó la valía del equipo que logró cerrar la herida del paciente y permitirle así reengancharse a la vida. Juan Manuel se sometió a otras dos operaciones fallidas para cerrar la abertura de su corazón por vías convencionales antes de la intervención, «un abordaje transapical para el cierre percutáneo de regurgitaciones periprotésicas», es decir, los médicos tuvieron que hacer una pequeña incisión en la pared lateral del tórax hasta llegar al corazón. El responsable de la operación, el doctor Eduardo Molina, detalló que la técnica consiste en introducir una aguja y a través de ella una guía que atraviesa la abertura para implantar un dispositivo metálico adaptable que sella la rotura e impide que se escape la sangre de su corazón. Aunque esta técnica se ha practicado en dos ocasiones anteriores en Andalucía, con Juan Manuel existió la peculiaridad del tamaño de su rotura –de unos 25 milímetros–, casi el doble de las aberturas tratadas con anterioridad, por lo que se le han implantado dos dispositivos de sellado en vez de uno. Tras la operación, de más de cuatro horas de duración, Juan Manuel recibió el alta, recuperó la normalidad y «hasta he viajado a Madrid, a ver arte, un musical y el metro y a disfrutar de la familia y de la vida», explicó.

  • 1