viernes, 16 noviembre 2018
14:33
, última actualización
Local

Una operación permite detectar a más de 2.600 inmigrantes irregulares y detener a 38 traficantes de personas

El operativo frente a las costas de Almería, Granada y Murcia se ha  saldado con la  detención de 38 traficantes de  personas y organizadores de las travesías.

el 27 dic 2011 / 10:59 h.

TAGS:

La Guardia Civil ha dirigido la operación Indalo 2011, desarrollada bajo la coordinación de la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) frente a las costas de Almería, Granada y Murcia, que se ha saldado con la interceptación de un total de 2.671 inmigrantes irregulares y 101 embarcaciones y la detención de 38 traficantes de personas y organizadores de las travesías. Se han realizado cerca de 5.500 horas de vigilancia marítima y 770 horas de vigilancia aérea.

La operación ha contado con la participación de nueve países europeos y se ha desarrollado entre los meses de mayo y diciembre de este año, según informa la Guardia Civil. El objetivo principal ha sido coordinar sobre el terreno los métodos de actuación de los cuerpos policiales participantes en el dispositivo, para un control efectivo de las fronteras aéreas y marítimas del sureste peninsular, con el fin de evitar el tráfico ilegal de personas. También se han llevado a cabo acciones relativas a la lucha contra el narcotráfico, la contaminación marítima y el crimen transfronterizo.

En relación con el tráfico de drogas, el dispositivo de vigilancia marítima y aérea ha permitido detener a 49 personas e incautar 12.274 kilos de hachís. También se han incautado dos avionetas, 14 embarcaciones y dos vehículos. La utilización de medios aéreos en la vigilancia marítima permite la detección temprana del narcotráfico, por lo que se puede actuar con mayor prontitud y eficacia, así como de embarcaciones con inmigrantes irregulares, lo cual hace que los tiempos de respuesta sean menores y se pueda atender y socorrer antes a los inmigrantes.

Respecto a los casos de contaminación, se han detectado siete casos de vertidos ilegales, procedentes de buques que vacían directamente en el mar sus sentinas --depósitos con residuos de aceites, grasas y otras sustancias contaminantes--, en lugar de hacerlo en tierra y en los lugares habilitados para ello. Este tipo de acciones perjudica gravemente la vida marina, por lo que se comunicaron a las autoridades competentes para que iniciaran los correspondientes expedientes sancionadores.

El operativo desplegado en el curso de la operación Indalo 2011 ha contado con un buque oceánico, tres patrulleras, un helicóptero y un buque de la Armada en España; tres aviones de vigilancia marítima y dps patrulleras italianas; un avión de vigilancia marítima y una patrullera de origen francés, un avión eslovaco, un avión de Finlandia, un buque de Islandia, un avión de Luxemburgo, dos buques oceánicos de la Armada holandesa y un avión y una patrullera de Portugal.

La Agencia Europea de Fronteras (Frontex), con sede en Varsovia, es un órgano de la Unión Europea cuyo fin es mejorar la gestión de las fronteras terrestres y marítimas de los estados miembros de la Unión. Si bien, la seguridad fronteriza de cada estado miembro de la Unión Europea es responsabilidad de los mismos, Frontex coordina la cooperación operativa en las fronteras exteriores de los estados, ayuda en la formación de los agentes fronterizos, lleva a cabo análisis de riesgos, proporciona asistencia técnica y operativa y proporciona el apoyo necesario para organizar operaciones conjuntas.

 

La Guardia Civil cuenta con una amplia experiencia en la lucha contra la inmigración ilegal, liderando el Centro de Coordinación de Fronteras Marítimas y estableciendo novedosos sistemas tecnológicos de detección y control de embarcaciones, como el Sistema Integrado de Vigilancia Exterior (SIVE).

Este centro coordina a las diferentes administraciones dentro de las competencias del Ministerio del Interior en el ámbito marítimo. Entre las capacidades de las que dispone el Centro destaca el sistema para localizar en tiempo real los medios desplegados por la Guardia Civil, tanto aéreos como terrestres; la vigilancia por satélite, que ha sido fruto de la colaboración con la Agencia Europea del Espacio y la Agencia Europea de Seguridad Marítima (EMSA); y el Seahorse que permite el intercambio seguro de voz y datos vía satélite, entre otros.

  • 1