jueves, 15 noviembre 2018
02:40
, última actualización
Local

Una riña por un palomar desató el atropello mortal de Bailén

Antes de atropellar a su sobrina de 5 años, Luis G. amenazó a su madre y hermana con una navaja

el 20 ene 2012 / 20:53 h.

TAGS:

La Policía de Bailén busca pruebas en el escenario del atropello mortal a la niña de cinco años. / agustín muñoz

Lucía Fernández Galindo, de cinco años de edad, murió el jueves por la noche en una calle de Bailén (Jaén) atropellada por su tío Luis. El presunto homicida, que ayer pasó a disposición judicial, invadió la acera con un todoterreno cuando su sobrina y otros tíos de la niña salían del portal de la casa de la abuela, la madre del acusado.

El suceso ocurrió poco antes de las 19.00 horas del jueves en la calle Costilla de Bailén del municipio jiennense. Luis G. M., de 35 años, llevaba años intentando que su madre accediera a instalarle un palomar en la terraza de su vivienda, en la misma calle donde ocurrió el atropello. La riña familiar por el palomar parece haber sido el hecho que desencadenó la tragedia, que ha conmocionado a los vecinos de Bailén. Según fuentes de la investigación, Luis discutió con su hermana porque "quería meter unos palomos en casa de su madre y ella no estaba de acuerdo con que lo hiciera".

En el atropello, la pequeña Lucía murió en el acto y sus tíos resultaron heridos de diversa consideración y fueron ingresados en el hospital San Agustín de Linares, el más próximo al municipio. Luis se dio a la fuga a pie, dejando el vehículo encendido y con las luces puestas. Fue entonces cuando la Guardia Civil recibió aviso de lo ocurrido y se personó en el lugar de los hechos, consiguiendo, junto a la Policía Local, detener al supuesto homicida.

Poco después de producirse el suceso, una pareja de la Benemérita se encontró con la niña de cinco años muerta, su tío herido grave y su tía con heridas en una de sus piernas. De este modo, tras practicársele la autopsia a la menor y tomar declaración a los testigos que se encontraban presentes en el momento de los hechos, el tío de la niña fue arrestado y hoy el juez le tomará declaración.

Según explicaron algunos vecinos de la abuela, el día del atropello el detenido había intentado instalar por su cuenta el palomar en la terraza, pero encontró la puerta cerrada y eso precipitó la discusión con sus tres hermanas. Al parecer Luis amenazó a éstas y a su propia madre con una navaja antes de precipitar el todoterreno contra el portal de la vivienda. La calle Coronel Castilla, donde murió la niña, es de sentido único. El presunto homicida esperó con el vehículo en marcha a que sus hermanas salieran del piso de la abuela y acto seguido aceleró.

A Luis G.M. se le imputan los cargos de homicidio, dos delitos de lesiones o tentativas de homicidio y conducción temeraria. En cuanto a la menor fallecida, recibirá sepultura hoy en el cementerio municipal, después de una misa, en la parroquia de El Salvador.
La alcaldesa de Bailén, Simona Villar (PSOE), mostró ayer su pesar a la familia de la niña. En declaraciones a Europa Press, Villar señaló que se trata de una situación "dolorosa y dura", que trató de mitigar la pasada noche acercándose a la familia de la víctima mortal para ofrecerles su apoyo. La alcaldesa apreció que la menor fue "víctima de una discusión entre adultos que nunca debió terminar con su muerte, estando la niña al margen de toda disputa". La primer edil del Consistorio de Bailén informó de que "la familia está pasando un muy mal momento", motivo por el que "no se debe mezclar este dolor con cuestiones institucionales", algo que quiso explicar para aclarar el hecho de que no se van a decretar días de luto oficial en la localidad. Villar insistió en que "el sufrimiento que la familia está padeciendo debe respetarse dentro de la privacidad que tiene que tener".

  • 1