sábado, 23 marzo 2019
21:06
, última actualización
Local

Una tienda china retira una partida de caramelos que podrían contener tóxicos

La tienda china de Sevilla en la que un vecino localizó caramelos White Rabbit que podrían contener lácteos con melamina, la sustancia que ha matado a cuatro bebés en China e intoxicado a 56.000, ya ha devuelto los dulces sospechosos, antes incluso de ser inspeccionada por la Junta, que niega que exista riesgo.

el 15 sep 2009 / 15:47 h.

TAGS:

La tienda china de Sevilla en la que un vecino localizó caramelos White Rabbit que podrían contener lácteos con melamina, la sustancia que ha matado a cuatro bebés en China e intoxicado a 56.000, ya ha devuelto los dulces sospechosos, antes incluso de ser inspeccionada por la Junta, que niega que exista riesgo.

La partida que puede estar contaminada fue denunciada por un sevillano a la federación de consumidores Facua, que alertó a la Junta ayer a mediodía. Cuando los inspectores llegaron a los dos establecimientos del mismo dueño, de origen asiático, ubicados en Kansas City, éste les explicó que ya había devuelto los caramelos a la empresa que los había importado desde Madrid, según explicó el subdirector de Seguridad Alimentaria, José Antonio Conejo.

Lo hizo al escuchar en los medios de comunicación que la marca, que en Nueva Zelanda ha sido analizada y se ha verificado que contiene melamina, estaba bajo sospecha. Es lo mismo que otros dueños de tiendas asiáticas confesaban ayer haber hecho hace ya varios días.

La Junta había incrementado los controles desde el lunes, cuando el riesgo, que antes se ceñía a la leche y derivados, se amplió a todos los productos con componentes lácteos procedentes de China, pero no encontró ninguno.

En todo caso, Conejo afirmó ayer que el riesgo en Sevilla es casi nulo: los caramelos White Rabbit se han retirado porque la marca analizada en Nueva Zelanda tenía melamina, pero los andaluces ni siquiera han sido analizados, por lo que no se ha verificado si la contienen.

Y en todo caso, insistió Conejo, aunque así fuera, "para que los caramelos fueran tóxicos, incluso para niños, tendría que darse lo que llamamos un consumidor extremo, que estuviera tomando caramelos todo el día". Según la Junta, la ingesta ocasional no debería enfermar a ningún niño. Seguridad Alimentaria está verificando la documentación del comerciante asiático y ha alertado a la Comunidad de Madrid sobre el importador al que compró los dulces para que puedan inspeccionarlo.

Por su parte, el dueño de la tienda Hiper Oriente II dijo a Europa Press que a su tienda no suelen ir españoles sino por ciudadanos chinos que compran estos dulces, muy conocidos allí; y añadió que nadie ha ido a protestar por ninguna intoxicación.

Conejo añadió que la Junta seguirá controlando y paralizando todos los productos con componentes lácteos procedentes de China "ante la duda, y por el principio de precaución", pero recordó que se tramitan "unas 300 alertas de este tipo cada año" y en este caso no se cree que haya riesgo.

  • 1