sábado, 17 noviembre 2018
02:05
, última actualización
Local

¿Uno, ninguno o 30 rascacielos?

Icomos y Túmbala critican que Zoido se comprometa a cambiar el PGOU para impedir más torres.

el 18 jun 2012 / 20:46 h.

TAGS:

El Ayuntamiento que gobierna Juan Ignacio Zoido (PP) pretende hacer cambiar de opinión a la Unesco sobre la torre Pelli accediendo a una de sus peticiones: garantizar que no se levantarán más rascacielos en la ciudad que puedan afectar a su paisaje histórico. Sin embargo, tanto Icomos como la plataforma Túmbala aseguran que este compromiso del Consistorio es "un brindis al sol" que no resuelve el problema.

El Gobierno municipal pretende garantizar, según informó ayer El Mundo, las modificaciones necesarias en el PGOU para que no se puedan levantar más rascacielos que afecten al paisaje histórico , como le exige la última resolución del Centro de Patrimonio Mundial, pero no acepta otras condiciones impuestas por este organismo, que recomienda la inclusión del Archivo de Indias, el Alcázar y la Catedral en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro (lo que se debatirá a finales de este mes en San Petersburgo). Entre estas condiciones están, por ejemplo, la paralización de las obras de la torre antes del próximo 15 de agosto, la redacción de un proyecto de reducción de la altura del edificio ahora de CaixaBank antes de final de año y su desarrollo antes de que acabe 2013.

Pero lo cierto es que el Ayuntamiento, que amenazó con parar las obras, ahora reconocerá ante la Unesco que no puede derribar la torre, que no tiene dinero para pagar los 200 millones de indemnización que tendría que desembolsar por frenar un proyecto que es legal. La verdad es que el debate podría virar y plantearse ahora si Sevilla tiene que tener una sola torre, si ésta estaría mucho mejor acompañada, si no debería tener ningún rascacielos o si estos deberían levantarse en la periferia.

El secretario del comité español de Icomos, Víctor Fernández Salinas, defendió ayer que Sevilla puede tener más edificios altos, pero sin afectar al Patrimonio. "Podría haber 14 torres en Bermejales y nadie diría nada", sentenció.

En su opinión, el problema no es si uno o diez, sino dónde se ubican. "Y es casi peor -añadió- que haya uno que afecte el paisaje urbano porque focaliza la mirada".

Tras reclamar que el Ayuntamiento se asesore "mejor" en materia de Patrimonio, Fernández Salinas sostuvo que la idea de Zoido de comparar Sevilla con la ciudad alemana de Colonia no es nada acertada: "Colonia fue destruida en la Segunda Guerra Mundial y su paisaje histórico se tuvo que reinventar. No nos podemos comparar, Sevilla debe mirar a Florencia, Praga..."

Y es que el Consistorio pone como ejemplo Colonia, que salió de la lista negra de Patrimonio Mundial tras dos años, después de garantizar que ya no se construirían más torres como la que se levantó junto a su Catedral.

malos augurios. Por su parte, el arquitecto y miembro de la plataforma Túmbala Fernando Mendoza, sostuvo que el Plan General de Ordenación Urbanística de Sevilla ya prohibe que se levanten torres. "Hay todo un capítulo sobre el paisaje histórico heredado. El PGOU dice que la tipología que debe imperar es la de la ciudad mediterránea con no más de seis plantas", defendió.

Mendoza consideró un "brindis al sol" el anuncio del Consistorio -que no quiso comentar el asunto- y recordó que, tras cuatro advertencias de la Unesco, "es normal que Sevilla se incluya en la lista negra". "No han hecho nada para impedirlo, ni han reflexionado ni ha habido diálogo, es terrible", concluyó.

  • 1