martes, 18 diciembre 2018
23:39
, última actualización
Cultura

Unos premios 'Escenarios 2011' muy repartidos

Uno de los momentos más emotivos fue la recogida del premio a la mejor interpretación femenina de Paz Alarcón, con su hija de un mes en brazos.

el 12 oct 2011 / 15:10 h.

-->--> -->

La Asociación Escenarios de Sevilla convocó el pasado día 11 a lo más granado de la escena sevillana en la ceremonia de entrega de los Premios Escenarios de la temporada 2010-2011. El acto tuvo lugar el Teatro el Duque y estuvo  conducido por la Maravilla Gypsy Band que imprimió a la ceremonia una ambientación tan solemne como desenfadada y original.

El premio al espectáculo de teatro recayó en La Gloria de mi mare de la Compañía flamenca La Choni que, curiosamente, tiene como protagonista a una bailaora flamenca. Se trata de un hermoso cruce entre el teatro y el flamenco en el que el baile, el cante y la guitarra flamenca se integran en la dramaturgia para elaborar una deliciosa comedia que despierta la carcajada desde la primera escena gracias, en gran medida, a la interpretación de Juanjo Macías en el papel de Doña Gloria. Macías borda este papel con una interpretación cómica colmada de recursos y destellos de genialidad, de ahí que fuera el ganador al premio a la mejor interpretación masculina.

El premio al intérprete masculino también fue a parar al flamenco en la figura de Fernando Romero, un veterano y exquisito bailaor sevillano que se precia de indagar nuevas sendas, como la obra por la que ha sido galardonado, Paseo por el amor y la muerte, con la que asume el reto de adaptar al flamenco La Divina Comedia. En cambio el premio a la interpretación femenina de danza recayó en una jovencísima bailarina, Lucía Vázquez, que tuvo la oportunidad de abrirse camino gracias a la obra de Producciones Imperdibles Los siete peca2 capitales. Al igual que los chicos  de la recién creada compañía Chinabaus, que obtuvieron el premio al espectáculo de danza por su obra Upper, fruto de la colaboración entre el Festival de Itálica y el Centro Andaluz de Danza y Juan Dolores Caballero que ha elaborado para esta obra una magistral puesta en escena que cuenta con una espléndida banda sonora compuesta para la ocasión por Bruno Axel, un joven valor de la música que nos demuestra que, en esta ciudad, tenemos una cantera de talentos que no nos merecemos.

Quizás por ello, en estos momentos en los que la cultura parece ser un lujo que no nos podemos permitir, los profesionales de la escena sevillana quisieron dejar bien patente que el arte es algo de lo que ninguna sociedad que se precie puede prescindir. De ahí el premio de honor a Diario de Sevilla por su labor de divulgación y promoción de la cultura en nuestra ciudad. Con este premio José María Roca aprovechó para significar la importancia de la información cultural y dejar constancia de la precariedad a la que deben enfrentarse cada día los periodistas culturales. Algo que no acaba de explicarse, teniendo en cuenta la frenética actividad creativa de nuestra ciudad. Roca la resumió en unas cifras que sitúan a Sevilla como una de las más prolíficas en cuanto a su oferta de artes escénicas, tanto por el número, como por la calidad de los espectáculos que, además, albergan una cantidad nada despreciable de puestos de trabajo.

Juan Dolores Caballero El Chino, aprovechó también la recogida de su premio  a la creación para ahondar en esta cuestión y no dudo en reconocer que mantener viva la llama de la cultura es algo que "les debemos a nuestros hijos". Y hablando de hijos, uno de los momentos más emotivos fue la recogida del premio a la mejor interpretación femenina de Paz Alarcón, con su hija de un mes en brazos, quién parece ser que duerme mucho mejor rodeada de luces y ruido de escenario, no en vano su madre estrenó la obra por la que ha sido premiada, La Butaca Roja, a punto de parirla. Aunque quien hizo llorar a más de uno fue Pepa Muriel, de la compañía Escenoteca, quien al recoger el premio al espectáculo infantil, por su obra La Cebra Camila se dirigió emocionada a sus hijos para darles las gracias y explicarles que, aunque su labor creativa estaba dirigida "a otros muchos churumbeles" ellos eran los primeros.

Por desgracia, con la que está cayendo todo ese esfuerzo no siempre tiene la recompensa económica que se merece. Sin ir más lejos La Choni tuvo que intervenir mediante una carta leída por su hermana, la cantante Rosario Solano, en la que nos explicaba que no podía recoger el premio en persona porque estaba trabajando en uno de esos bolos en los que "te pagan al final". Por todo ello la mayoría de los premiados hicieron una significativa llamada a la resistencia. Esperemos que se cumpla y que el año que viene volvamos a tener una nueva edición de estos premios que llevan a cabo un merecido reconocimiento a las artes escénicas sevillanas.

  • 1