sábado, 20 abril 2019
10:50
, última actualización
Local

Valladolid o propósito de enmienda

El fútbol tiene estados de ánimo que sólo existen en este juego. Ganar levanta expectativas crecientes que en la más mínima derrota sucumben de forma estrepitosa.

el 15 sep 2009 / 17:45 h.

El fútbol tiene estados de ánimo que sólo existen en este juego. Ganar levanta expectativas crecientes que en la más mínima derrota sucumben de forma estrepitosa. El Sevilla, con dos derrotas consecutivas, primero ante el Málaga y tres días más tarde frente a la Ponferradina, entra en un estado de ánimo que sólo se solventa logrando una victoria, cuanto antes mejor, para volver a la dinámica a la que el equipo de Manolo Jiménez debe entrar lo más rápidamente posible.

El que está en dudas permanentes es el Real Valladolid. Sólo ha emergido en resultados en el partido copero que ganó contundentemente esta misma semana al Hércules en Alicante. Le cuesta un mundo al equipo de José Luis Mendilibar ganar partidos y es en estas circunstancias donde el Sevilla tiene que buscar de forma inmediata su regreso a las victorias para seguir peleando arriba y tener fe en sí mismo.

Vienen días apretados de partidos sin solución de continuidad para el conjunto nervionense. Cuanto antes quiere Manolo Jiménez disponer de todos los que ahora se encuentran lesionados, y es que la competición, con tres frentes abiertos, necesita de todos para afrontarla con plenas garantías.

  • 1