miércoles, 20 febrero 2019
23:03
, última actualización
Local

'Vaya par de polis': Alocada Buddy Movie

Arrancar una carrera cinematográfica con una película como Clerks es, como poco, una declaración de intenciones acerca del tipo de cine que uno quiere hacer: independiente, al margen de modas, con diálogos ácidos, cortantes...

el 26 may 2010 / 18:07 h.

TAGS:

Arrancar una carrera cinematográfica con una película como Clerks es, como poco, una declaración de intenciones acerca del tipo de cine que uno quiere hacer: independiente, al margen de modas, con diálogos ácidos, cortantes, llenos de referencias cinéfilas y al mundo de los cómics, y personajes sacados de la tienda de al lado de tu casa, esa en la que siempre hay dos zumbados pegados al mostrador que nunca compran nada.  


Con ese comienzo, Kevin Smith, que ese año ganó premios en Cannes y Sundance, dejaba claro que su cine no iba a ser de mayorías, pero que, asimismo,  podría contar con una legión de incondicionales que le seguirían hiciera lo que hiciera. Algo que ve en filmes como la genial Mallrats, la magistral Persiguiendo a Amy (sin duda alguna su obra cumbre), la correcta Dogma y la absurda Jay y Bob el silencioso contraatacan.

Pero, ¡ay!, su siguiente cinta, Una chica de Jersey, comedia romántica con tintes de drama, haría que perdiera el favor de su público, que no le perdonaba el hecho de rodar una cinta tan alejada de los patrones de las anteriores. Un escollo que pudo salvar el pasado año con la a ratos hilarante, a ratos típica ¿Hacemos una porno? y  en el que, por lo que ha trascendido de la misma desde el otro lado del charco, ha vuelto a tropezar con esta Vaya par de polis.  

En este claro homenaje al cine de acción de los años ochenta  que supone la primera vez que el realizador rueda con guión ajeno,  Smith sigue a dos policías que arman un escándalo buscando un carísimo cromo de béisbol de 1952. En el camino, deberán rescatar a una supermodelo mexicana y acabar con una organización de narcotraficantes.

  • 1