domingo, 16 diciembre 2018
17:54
, última actualización
Local

Villalobos llama a votar el 25-M por una Europa «que dio mucho» a la provincia

El presidente de la Diputación reivindicó en ‘La Lupa’ el municipalismo, criticó la reforma local y defendió una política comunitaria que propició infraestructuras como la A-92 y la Ruta de la Plata.

el 21 may 2014 / 23:18 h.

TAGS:

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, esuvo anoche en La Lupa. / Pepo Herrera El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, esuvo anoche en La Lupa. / Pepo Herrera La Diputación de Sevilla no debe desaparecer, pero sí cambiar para que esté dedicada en cuerpo y alma a los pueblos de la provincia. Y todo lo demás –es decir, el vínculo con la capital– es accesorio y, por tanto, prescindible. Ese mensaje lo tiene grabado a fuego el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, que en una entrevista concedida a La Lupa, el programa de El CorreoTV dirigido por Elizabeth Ortega, renovó sus votos por el municipalismo, reprochó el actual modelo de la reforma local y llamó a votar el 25-M por una Europa que ha dado mucho a la provincia. Rodríguez Villalobos despejó todas las dudas sobre si la política que se practica en Bruselas o Estrasburgo está alejada de los ciudadanos. «Aunque se vea distante, si bajas a la primera línea de la política, Europa influye mucho en nuestros hogares», manifestó, haciendo repaso de las infraestructuras que ha ganado la provincia con los fondos de cohesión, caso de la autovía Sevilla-Málaga (A-92), la autovía de la Ruta de la Plata (A-66) o la estación de Santa Justa. «Pero no solo en infraestructuras. Cuando uno puede tomar un tomate de Los Palacios es, en parte, porque ha influido la política agraria común, al igual que pasa con los aceites de la Sierra Sur, que son los mejores de España», reivindicó. En su defensa, no le faltó citar que las acciones que, años atrás, acometió la Unión Europea y que supusieron «un balón de oxígeno» clave para que «seamos un país, una región y una provincia más modernas». Con tantas alabanzas, la pregunta era obvia, ¿por qué tiene tan mala imagen actualmente Europa? Y Rodríguez Villalobos fue claro. «Quienes manejan los hilos de la Unión Europea se han olvidado de las políticas sociales; los que dirigen este mundo solo se rigen en bienes mercantilistas y cuentas de resultados». Al hilo de ello, aprovechó como socialista, para tratar de distanciar las formas de ejercer de conservadores y progresistas, sobre todo después de mensajes de una posible alianza entre PP y PSOE. «Ayer me enteré por la radio de la historia de un padre de un hijo con cáncer que su comunidad [del PP] no paga su tratamiento. Es una vergüenza.Eso no pasaría en Andalucía», afirmó. También entró al trapo de las desafortunadas palabras del candidato del PP, Miguel Arias Cañete, sobre las mujeres, mostrando su incomprensión por el hecho de que se produzcan este tipo de manifestaciones «en el siglo XXI», que «alientan a los que practican» el machismo. Como contrapunto, expuso su gestión en la Diputación, donde «cuento con varias mujeres en cargos directivos y se puede ver que no me va mal». Hablando de mujeres, entró a valorar la entrada de Susana Díaz como presidenta de la Junta de Andalucía, que ha supuesto «un soplo de aire fresco y sensibilidad» que ha obtenido, a su juicio, de su paso por la política local en elAyuntamiento de Sevilla. «Antes de ocupar un cargo de ministro o consejero, todos deberían pasar una etapa como concejal», recomendó. Más en el terreno de su institución, volvió a defender su existencia. Reivindicó que «si no hubiera las diputaciones, tendrían que inventar otra historia» para garantizar la prestación de servicios y «limar la desigualdad existente entre territorios». Reivindicó su apuesto por las zonas rurales «que históricamente estaban más desprotegidas». A pregunta de por qué se desconoce tanto el trabajo realizado por la Diputación, Villalobos se sinceró: «es difícil que un alcalde admita que hay proyectos en su pueblo que costea la Diputación. Además, es algo lógico que los haga suyos y lo acepto». Con este argumentario, defendió, frente a sus detractores, el futuro de la Diputación. No así su modelo actual. Considera lógico que los diputados se sometan «a la elección directa de los ciudadanos», a la vez que rescató su propuesta de reestructurar el reparto de diputados. «El que más representantes aporta, con 10 de 31, es el partido judicial de Sevilla capital y eso choca con la política de la Diputación», reclamó. No faltó su ojo crítico hacia una reforma local que «se ha hecho a la espalda de los alcaldes de izquierdas y derechas» y agradeció el gesto de la Junta de Andalucía de «recurrir al Constitucional y blindar las competencias de los Consistorios». «Hace falta una ley ajustada a la cercanía de la política local y a la necesidad de los vecinos», dijo.

  • 1