viernes, 22 febrero 2019
23:59
, última actualización
Local

Zapatero trasladará credibilidad en la economía española a los asistentes a la reunión del Club Bilderberg

Zapatero hará un discurso político y económico, centrado en defender "las fortalezas de la economía española", como suele hacer cuando se desplaza al exterior.

el 04 jun 2010 / 12:12 h.

TAGS:

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechará su intervención ante el prestigioso Club Bilderberg que se reúne desde ayer y hasta el sábado en Sitges (Barcelona) para intentar trasladar un mensaje de "credibilidad y confianza" en la economía española, han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.

Zapatero hablará esta tarde ante distinguidas personalidades del mundo de la política y de la economía que desde 1954 se reúnen una vez al año en un encuentro privado y rodeado de una gran discreción, ya que se pide a los asistentes que no hablen con la prensa sobre los detalles del encuentro.

El Club ha invitado al presidente porque es tradición que el jefe de Gobierno del país que acoge el encuentro se dirija a los participantes en la reunión durante un acto especial organizado entre las jornadas de debate.

Según las fuentes consultadas, Zapatero hará un discurso político y económico, centrado en defender "las fortalezas de la economía española", como suele hacer cuando se desplaza al exterior.

Entre el público que le escuchará habrá personas de alto nivel político y representantes de empresas líderes mundiales, con gran capacidad de influencia. Las energéticas BP y Shell, por citar algunos nombres, suelen asistir a estos encuentros. También suelen estar presentes representantes de los bancos más importantes del mundo y gigantes del sector de las telecomunicaciones, como Google, que asistirá a la cita de Sitges.

La Reina Sofía, habitual de las reuniones del Club Bilderberg y que estará en Sitges los tres días; la Reina Beatriz de Holanda; el presidente de Austria, el socialdemócrata Heinz Fischer; el primer ministro francés, Francois Fillon, y el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, figuran entre los invitados de este año, entre otros.

Además, se espera también al director de la Organización Mundial del Comercio, Pascal Lamy; al presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet, y al ex comisario europeo y ex ministro español Pedro Solbes.

Las reuniones tendrán lugar en el hotel Dolce, que cuenta con unas instalaciones de lujo de difícil acceso en estos días. La primera conferencia del Club se organizó en el Hôtel Bilderberg, cerca de Arnhem (Países Bajos), en 1954.

Desde entonces celebra anualmente una conferencia privada durante varios días con más de un centenar de destacados dirigentes mundiales e influyentes personalidades de diversos sectores, que asisten sólo por invitación.

Su papel quizás se ha exagerado un poco porque no es en este foro donde se toman las decisiones que dirigen el mundo, pero sí es verdad que los participantes en la conferencia tienen una gran capacidad de influencia en la creación de opinión pública.

Bill Gates y la necesidad de invertir en cooperación. Entre los participantes, figura también empresario fundador de Microsoft, Bill Gates, hablará de la necesidad de invertir en cooperación al desarrollo en la reunión del Club Bilderberg en Sitges (Barcelona).

En rueda de prensa en el CosmoCaixa, tras cancelar ayer una conferencia sobre la importancia de invertir en desarrollo en el primer acto público del Instituto de Salud Global (ISGlobal), Gates confesó que participará por primera vez en este encuentro, que nació en 1954 en Holanda en el marco de una reunió de mandatarios europeos y de EE.UU. dispuestos a tender lazos a ambos lados del Atlántico.

"Soy uno de los que estarán presentes", dijo, y constató que hablará en un "debate sobre energía y las necesidades de los más pobres", donde tratará cómo afectan el cambio climático y las energías renovables a los países menos desarrollados. Sobre la mesa habrá muchos debates financieros, dijo.

Tras constatar que ahora dedica todo su tiempo y esfuerzo a las labores que lleva a cabo con la Fundación Bill & Mellinda Gates para mejorar las condiciones de salud y de vida de las personas más desfavorecidas, explicó que "dondequiera" que va "habla sobre el mismo tema". "Espero no aburrir", bromeó.

En la reunión contará especialmente "historias de éxito" que han sucedido gracias a la inversión en cooperación para que los países europeos, que dijo que "son también muy generosos", continúen invirtiendo en esta línea. "Deben recibir una retroalimentación positiva para que sigan", exclamó Gates.

"Mellinda y yo somos optimistas impacientes", remarcó, tras resaltar la "tarea ilusionante" que supone estar al frente de la fundación que lleva su nombre y el de su esposa, y que ahora colaborará con el Instituto de Salud Global (ISGlobal), impulsado por La Caixa, el Centro de Investigación en Salud Internacional (Cresib, en sus siglas en catalán), el Hospital Clínic-Universitat de Barcelona (UB), la Conselleria de Salud de la Generalitat y el Gobierno central para romper el círculo vicioso entre enfermedad y pobreza. "Dedico todo mi tiempo a trabajar para mi fundación, no estoy vendiendo ningún 'software' de Microsoft", señaló.

Grandes medidas de seguridad. La policía ha tomado estos días la zona de la urbanización de Can Girona en Sitges (Barcelona) para asegurar la protección del centenar de personalidades de la política y la economía que asisten desde hoy al encuentro del Club Bilderberg, que reúne de forma anual a algunas de las personas más influyentes del mundo.

Los Mossos d'Esquadra y la Guardia Civil se encargan de las grandes medidas de seguridad, incluyendo el uso de helicópteros, en el entorno y los accesos al lujoso hotel Dolce de Sitges, donde se celebra la reunión del también llamado "gobierno del mundo en la sombra". Incluso los vecinos y trabajadores de la urbanización de Can Girona tienen limitados sus movimientos en estos días y han tenido también que acreditarse para poder acceder a sus casas.

La reunión se celebra bajo una total discreción, ya que no se permite el acceso a la prensa y ni siquiera hay confirmación oficial de la celebración del encuentro ni de las personas que asistirán a ella, según es habitual en estos encuentros.

De hecho, fuentes de la cadena hotelera donde se celebra el evento ha señalado a Efe que no pueden "confirmar ni desmentir" la presencia de personalidades durante estos días, aunque han admitido que el recinto se encuentra cerrado al público hasta el próximo domingo.

 

  • 1