sábado, 20 abril 2019
22:13
, última actualización
Local

Zapatero vuelve a ganar y convulsiona la política

El 9 de marzo de 2008 el PSOE de Zapatero revalidó la confianza que en él habían depositado los españoles cuatro años antes. Fue una campaña dura y crispada con una crisis económica en ciernes amenazando la tarea del futuro presidente. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:21 h.

TAGS:

El 9 de marzo de 2008 el PSOE de Zapatero revalidó la confianza que en él habían depositado los españoles cuatro años antes. Fue una campaña dura y crispada con una crisis económica en ciernes amenazando la tarea del futuro presidente. La crispación se reflejó incluso en su pleno de investidura en el Congreso el 9 de abril, cuando, por segunda vez en la historia -la primera vez fue Leopoldo Calvo Sotelo- un presidente electo no logró apoyos suficientes en el hemiciclo. José Luis Rodríguez Zapatero fue investido dos días después por mayoría simple del PSOE en la segunda vuelta.

Mientras tanto, la segunda derrota de Mariano Rajoy como líder del PP en unas generales actuó como un revulsivo en el seno del partido, que tras los comicios comenzó un profundo proceso de reflexión. Ya desde su discurso de la derrota en la sede madrileña popular, el presidente del PP vaciló sobre su continuidad al frente de la formación. Su futuro y el del PP fueron la mayor incógnita surgida tras la jornada electoral.

Tras muchas semanas de quinielas, el Congreso del partido en junio disipó todas las dudas y alejó definitivamente los fantasmas sobre una posible candidatura alternativa a la Presidencia del partido de Alberto Ruiz-Gallardón e incluso de Esperanza Aguirre. Tras la cita congresual, todos coincidieron en que la siguiente x por despejar eran los nombres de quienes acompañarían a Rajoy en cuatro años más de oposición.

La elección tenía su trascendencia porque barajar el nombre de Gallardón para la Secretaría General del partido implicaba barajarlo para la candidatura del PP en las próximas elecciones de 2012. Pero la elegida, contra pronóstico, fue María Dolores de Cospedal, mientras que otra mujer, Soraya Sáenz de Santamaría, ocupó la portavocía de los populares en el Congreso.

Como en las filas del PP, en la composición del nuevo Gobierno las mujeres fueron la sorpresa. Una embarazadísima Carme Chacón se convirtió en la primera ministra de Defensa del primer Ejecutivo con más número de mujeres que de hombres. Mientras tanto, la joven Leire Pajín ascendió hasta la Secretaría de Organización del partido y José Bono pasaba a ser, no sin polémica, presidente del Congreso.

El desplome de IU. Histórica fue también la derrota del entonces coordinador general de IU, Gaspar Llamazares. La coalición de izquierdas logró su peor resultado al conseguir sólo dos diputados en el Congreso. Una cifra que, también en este caso, actuó como detonante de un complejo proceso de refundación. El proceso terminó hace unas semanas, con la elección de Cayo Lara, del PCE, como nuevo líder de IU.

  • 1