Local

Zoido logra intervenir ante la Unesco para defender la torre Pelli

Un pacto con Argelia dará voz al alcalde ante el Comité, que ya sancionó a Liverpool.

el 26 jun 2012 / 07:56 h.

TAGS:

Ya lo dice un proverbio ruso: reza, pero no dejes de remar hacia la orilla. Así que, aunque la suerte está echada, el alcalde, Juan Ignacio Zoido, junto al delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, viajaron ayer hacia San Petersburgo para asistir al Comité de Patrimonio Mundial de la Unesco que debatirá si la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar entran, o no, en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro, donde está desde ayer Liverpool. Gracias a una moción de Argelia, Zoido podrá intervenir para defender que la construcción de la torre Pelli no es una amenaza contra los tres monumentos, que éstos están en un magnífico estado de conservación y que el rascacielos es legal.

La cita será hoy o mañana, dependerá de si la agenda del Comité lleva retraso. Además, varios países, según informó el Ayuntamiento, entre los que está Colombia, preguntarán sobre Sevilla y dará pie a que también intervengan miembros del Ministerio de Cultura y Exteriores. Los contactos diplomáticos, pues, han empezado a dar frutos.

Por ahora, la Unesco ya ha incluido a Liverpool (Reino Unido) en la lista negra. Eso sí, el caso no es comparable con el de Sevilla. El proyecto Liverpool Waters, de desarrollo a gran escala en los muelles históricos del norte del centro de la ciudad, con zona residencial, rascacielos y oficinas, "amplía el centro de Liverpool de manera significativa y alteraría la línea de horizonte, así como el perfil del sitio, inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial hace ocho años", según informó el Comité en una nota.

Alegaron que el esquema de desarrollo causará una fragmentación y el aislamiento visual entre las diferentes zonas del puerto, uno de más importantes en los siglos XVIII y XIX.

Frente a esto, expertos, responsables municipales y del proyecto de la torre Pelli son optimistas, aseguran que no hay base legal ni patrimonial para retirar el sello a la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar, pero apostillan que, aunque lo crean "imposible", "todo puede ocurrir". Sobre todo por la "sorprendente" propuesta del Centro de Patrimonio Mundial a debatir en Rusia. Esta propuesta, que hasta marca un calendario para parar la obra y recortar el rascacielos, es la que Zoido intentará hacer olvidar. Y, en su lugar, pretende que algunos países miembros del Comité propongan otra para su debate. En ésta se defendería que los tres monumentos no peligran y se garantizaría un cambio normativo para que no puedan construirse más torres, estrategia que ya usó Colonia para salir de la lista de Patrimonio Mundial en Peligro. Lo cierto es que la Unesco lleva desde 2009 debatiendo el impacto de la torre, pero ahora hay una diferencia.

Mientras que en los años anteriores el Estado español (el interlocutor ante la Unesco) tenía que sofocar varios fuegos (informes negativos contra Barcelona, Segovia u Oviedo), ahora la delegación española -con cinco personas del Ministerio en San Petersburgo- sólo tiene que apagar el incendio de Sevilla. Su labor diplomática será más fácil.

El Comité analizará 58 sitios Patrimonio de la Humanidad cuya conservación podría peligrar. A la mayoría les advierten de su situación y les anima a adoptar medidas para paliarlas, mientras que hay siete, entre ellos Sevilla, para los que pide su inclusión directa en la lista de Patrimonio en Peligro. De ellos, tres son espacios naturales, en Kenya, Rusia y Santa Lucía, amenazados por la construcción de una presa, una mina de oro o un proyecto urbanístico; mientras que en los otros cuatro la afección sería a conjuntos monumentales por conflictos bélicos (caso de Mali), la falta de actuaciones para conservarlo (Panamá) o proyectos urbanísticos (torre Pelli y Liverpool Waters).

Precisamente son los informes sobre las dos ciudades europeas los más duros, de ahí que para muchos la Unesco, más en concreto, Icomos, su órgano asesor, esté buscando aplicar un correctivo que sirva de ejemplo para otras ciudades que estén pensando construir rascacielos. Habrá que ver, pues, si con el castigo a Liverpool se dan por satisfechos.

Con todo, queda poco para que veamos si la labor diplomática del alcalde salva a Sevilla, si Icomos tiene tanto peso como ha demostrado hasta ahora y para conocer si la capital andaluza recibirá el mismo trato que ciudades como Londres.


  • 1