sábado, 19 enero 2019
15:07
, última actualización

El futuro hundimiento del PSOE

10 ene 2019 / 12:34 h - Actualizado: 10 ene 2019 / 12:49 h.
  • Susana Díaz, el día que inauguraba el Hospital de La Línea. / Archivo Efe
    Susana Díaz, el día que inauguraba el Hospital de La Línea. / Archivo Efe

No hace mucho, el nombre de Susana Díaz aparecía en las listas de posibles candidatos a presidir el Gobierno de España. No hace mucho, Susana Díaz era capaz de organizar un auténtico cisma en el PSOE y llevarse por delante al que, en ese momento, era secretario general del partido por primera vez, lo volvería a ser y llegaría al Palacio de La Moncloa. Todos podemos recordar que Susana Díaz, hace unos días, comenzaba una campaña electoral con la desgana del que se cree seguro ganador. Hoy dan ganas de dar un abracito a la criatura para evitar que se venga abajo.

Los resultados obtenidos por el PSOE desde que Díaz y, también, Sánchez, adornan el panorama político han sido un desastre absoluto. El proceso de vaciado ideológico del PSOE ha sido severo y más que preocupante. Y cuando los políticos no tienen una mínima carga ideológica en su forma de entender la realidad o en su discurso, resulta imposible ilusionar a alguien y lograr que te vote en unas elecciones.

El Partido Socialista Obrero Español tiene un incierto futuro por delante. Todo se parece mucho a lo que sucedió con Izquierda Unida. Finalmente, IU fue absorbida por Podemos gracias a un torpe y bisoño Alberto Garzón, un político que nunca pagará el precio justo por el daño que ha ocasionado. Lo alucinante del caso del PSOE es que desaparecerá y quedará integrado, sepultado o deglutido por ¡Ciudadanos y el Partido Popular! Es lo que tiene hacer políticas de derecha aunque cacarees estar al lado de los más necesitados. La gente, que no es tonta, sabe que lo mismo da votar a unos que a otros y va cambiando por puro aburrimiento.

A Susana Díaz le ha tocado bailar con la más fea. El peor periodo de gobierno de la Junta de Andalucía le ha tocado a ella. Otros ya se habían llevado todo. Las ilusiones y, en sacos, todo lo demás. Pero parecerá una broma cuando hablemos del desastre monumental que se puede estar preparando dentro del PSOE en el resto de España. Pedro Sánchez se quería cargar a Susana Díaz. Lo ha conseguido; con ayuda, pero lo ha conseguido. Lo que no sabe es que se ha cargado al partido entero.

Queda poco para saber si tengo o no razón. Las próximas elecciones están ahí mismo.


  • 1