lunes, 18 diciembre 2017
12:38
, última actualización

Feliz ‘Naviná’

08 dic 2017 / 09:30 h - Actualizado: 07 dic 2017 / 22:56 h.

Hubo un tiempo en que la Navidad era época de alegría en todas las ciudades y pueblos. Pero ese tiempo no es hoy. La llegada de la Navidad más bien parece suponer un problema para instituciones públicas, que más que celebrarla intentan pasar de puntillas por ella, no vaya a ser que alguien se ofenda por ver símbolos cristianos, con dinero público, en calles e iluminaciones. Y así es como nace la Naviná.

La Naviná implica quitar el Belén de colegios públicos pero, a la vez, organizar fiestas de Navidad sin nacimiento de Niño de por medio, donde los niños van disfrazados de cosas tan navideñas como Estrella de Mar (mis mellizos irán así). Es decir, en la escuela pública en vez de educar en el respeto a todas las religiones y sus fiestas, optamos directamente por suprimirlas, no vaya a ser que alguien proteste.

Y si la idea es que desde lo público no se debe promocionar ninguna religión me parece perfecto. En ese caso quiten las fiestas de Navidad y no hagan una de Naviná, que ya la celebraré yo en casa con mis hijos.

Y en las ciudades, más de lo mismo. Si los ayuntamientos de turno no quieren Vírgenes, ni Reyes ni niños en pesebre, pues perfecto. Fuera todo y los que lo deseemos lo celebraremos como queramos.

Una Navidad pagana es una tontería, como los bautizos civiles. A mí me parece muy bien separar política de religión. Lo que me choca, sin embargo, es ver luego mensajes de algunos de esos mismos políticos felicitando el Ramadán.

Así que Feliz Navidad, p’al que la quiera.


  • 1