miércoles, 23 agosto 2017
23:45
, última actualización

Heredar sale caro en Andalucía

12 ago 2017 / 23:45 h - Actualizado: 12 ago 2017 / 21:17 h.
  • Heredar sale caro en Andalucía

«El impuesto de Sucesiones y Donaciones es un tributo estatal cedido a las Comunidades Autónomas en el marco del sistema de financiación, para financiar la sanidad, la educación y las políticas sociales». Así comienza dictando la Junta de Andalucía el tributo que quizás más controversia haya generado tanto en el sur de España como en el resto de comunidades autónomas.

Buena parte de los países que forman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), entre los que se encuentra España, ya han eliminado el gravamen aplicado a las herencias. Pero aquí no. No obstante, España está en el top ten de países que más impuestos cobra.

Sin embargo, no en todas las comunidades es igual de sangrante el polémico impuesto de sucesiones. Un andaluz podría pagar hasta 100 veces más que un madrileño por recibir una herencia. En Madrid se bonifica al 99 por ciento este impuesto. En Andalucía, no. ¿Por qué?

El presidente del Partido Popular en Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla, ejemplificó a principios de año en su cuenta de Facebook estas diferencias de pago en impuestos de sucesiones entre unas y otras autonomías. Moreno Bonilla puso el ejemplo de un fallecido viudo con dos hijos mayores de 30 años cuyo patrimonio asciende a 850.000 euros. En Andalucía, ambos hijos tendrían que pagar si quieren heredar el patrimonio de su padre 167.829 euros. En Madrid, 1.673 euros. En Cataluña, 4.514 euros. Y en Canarias... en Canarias solo 163 euros.

Pero es que está demostrado que la capacidad recaudatoria es marginal, e incluso aquellas comunidades autónomas con una fiscalidad menor ingresan más que las que siguen con impuestos bastante más altos. Sin ir más lejos, en 2014 la Comunidad de Madrid recaudó por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones 367 millones de euros. En Andalucía se ingresaron 332 millones.

Ya resulta incoherente pagar por bienes por los que nuestros familiares ya tributaron en vida, más absurdo es tener que endeudarse para cobrar una herencia porque somos económicamente incapaces de hacer frente al tributo que se nos exige. De facto, son miles los andaluces que cada año se ven obligados a renunciar a una herencia por no tener dinero para pagar el impuesto de sucesiones. Está claro, heredar sale caro en Andalucía.


  • 1