lunes, 22 julio 2019
12:53
, última actualización
Agroalimentación

«El objetivo de la cooperativa es vender directamente a los supermercados»

Entrevista | El nuevo presidente de Las Nieves, la mayor cooperativa de Los Palacios y Villafranca, Juan Begines Gómez, asume el cargo sin sueldo y con el objetivo de modernizar «nuestras instalaciones y nuestra imagen»

Álvaro Romero @aromerobernal1 /
08 feb 2019 / 08:20 h - Actualizado: 08 feb 2019 / 08:26 h.
  • A Juan Begines Gómez, presidente de la cooperativa agrícola Las Nieves de Los Palacios y Villafranca, lo conocen en su pueblo como Juan Carmona. / El Correo
    A Juan Begines Gómez, presidente de la cooperativa agrícola Las Nieves de Los Palacios y Villafranca, lo conocen en su pueblo como Juan Carmona. / El Correo

A Juan Begines Gómez lo conocen en su pueblo, Los Palacios y Villafranca, y en su cooperativa, Las Nieves, por donde anda como socio preocupado desde que era un chiquillo, como Juan Carmona, en honor al segundo apellido de su padre. Hace dos semanas aterrizó en una presidencia atípica, pues no lleva aparejada un sueldo, sino una variada delegación de encargos concretos para repartir la responsabilidad de un objetivo común: mejorar la imagen de la cooperativa y exportar sus productos mucho más allá de la provincia.

-¿Es usted ya consciente de que preside, desde hace dos semanas, una de las instituciones más importantes de este pueblo?

-Claro, es que mil socios representan a muchas familias de este pueblo. La Cooperativa es una parte muy importante de Los Palacios y Villafranca. Somos conscientes de que o lo hacemos bien o mucha gente del pueblo se viene abajo.

-Antes de las elecciones en las que usted ha arrasado con casi el 50%, dicen quienes asistieron a su discurso final que muchos votantes incluso cambiaron el voto que tenían pensado al oír tantas verdades incómodas...

-Eso dicen, sí. La verdad es que yo traía las ideas muy claras. Y soy de decirlas en las asambleas. Yo llevo mucho tiempo aquí, no soy nuevo. Lo que pasa es que muchos agricultores suelen decir lo mismo en las reuniones del bar, pero luego, delante de doscientas personas, prefieren no señalarse y se callan. Yo estaba seguro de que lo que yo decía lo pensaban todos. Y que a esto había que darle un cambio, de limpieza, de imagen y de gestión estaba clarísimo.

-¿Cuáles son esas verdades o problemas que hay que solucionar inmediatamente?

-En realidad todo corre prisa, pero hay que sopesar por dónde empezamos. Tal vez lo que más se puede cambiar es intentar vendernos mucho más en las redes sociales, en la publicidad, en las nuevas tecnologías, hay que estar en el mundo. Necesitamos que nos conozca más gente, porque si nos conoce más gente, más gente vendrá a comprar, y entonces más venderemos. De todas formas, urgen muchas otras cosas, pero poco a poco...

-¿Es la cooperativa un negocio rentable?

-Es que la cooperativa no hay que mirarla exactamente como un negocio. La cooperativa son los socios, los cooperativistas, y son ellos los que tienen que ver la ventaja. Una cooperativa no es para ganar dinero como empresa o para que lo gane la junta directiva, sino para que ganen dinero los socios. Cuando hay beneficios, se reparte entre los socios, y empezamos desde cero todos los años. Hay cursos en que hay beneficios y cursos en que no, pues dependemos de muchos factores, entre ellos el tiempo...

-¿Y si un año no se gana los socios tienen que poner dinero?

-No, no funciona así. Si un año tengo pérdida, tengo que cubrirla con los beneficios del año siguiente. No es que los socios tengamos que poner dinero encima si un año viene mal.

-Menos mal.

-Sí, sí, menos mal.

-Por lo que me comenta, entiendo que no están contentos con el escaparate que tiene la cooperativa.

-Es que nosotros tenemos que aspirar a más, no podemos quedarnos en esta zona, solo en la comarca. Cada vez producimos más tomate, por ejemplo. Si hace una década producíamos dos o tres millones de kilos y se los comían en la provincia, estupendo; pero si ahora producimos seis o siete, tenemos que mandar el excedente mucho más allá.

-¿Se han explorado ya las vías de un mercado nacional o internacional?

-A Portugal vendemos mucho también... y ya hemos vendido fuera... Lo que pasa es que, para cruzar la frontera, te piden muchos requisitos. Desde hace un par de años estamos preocupándonos por tener la Global Gap, que es un certificado sin el cual no puedes cruzar la frontera. Necesitamos tres años..., porque no es obtener la Global Gap y poder exportar, sino estar permanentemente demostrando que cumples los requisitos de calidad de la Global Gap. Otro objetivo es llegar a los supermercados, pero te exigen lo mismo: certificados de calidad.

-¿Para venderle directamente a las grandes firmas de supermercados?

-Sí, porque la mayoría de nuestra producción no va a supermercados, salvo a Carrefour un poco, pero pequeña cantidad. En el momento que quieres venderle a un Carrefour de Madrid ya te piden el certificado de calidad. Nuestras miras es conseguir consolidar ese certificado y vender cada vez más lejos, pues cada vez producimos más.

-Hace unos años se les dio cierta promoción a los vinos de la cooperativa, pero ahora parecen haber caído en el olvido...

-Sí, aquí tenemos una mistela exquisita, y unos vinos muy buenos, y hasta un vinagre fuerte que a la gente le suele gustar mucho. Lo que pasa es que, como ha ocurrido con todo en esta cooperativa, quizás nos hemos quedado un poco dormidos. Hemos creído que como todo era tan bueno se iba a vender solo. Y no es así. Así no funciona ni la Coca-Cola. También lo bueno hay que venderlo constantemente. Gastar en publicidad es invertir, no es gastar.

-¿Qué producción de vinos y vinagres tenemos ahora mismo?

-Exactamente no sabría decirle cuántos litros, pero aproximadamente hablamos de unos 300.000 litros, y es un poco al contrario de lo que ocurre con las frutas y hortalizas. Al no tener una producción tan grande, lo que nos interesa es dar a conocer la calidad de esos vinos solo en la provincia de Sevilla. Solo con ese mercado tendríamos bastante...

-Y con una buena imagen...

-Exactamente. De hecho, estamos estudiando ya cambiar el logotipo, los formatos de las botellas... Por ejemplo, el vinagre, que es buenísimo como le digo, va en una botella que la ves de lejos y parece vino. No es atractiva como otros vinagres que vienen en botellas tan coquetas.

-Hace como quince años, la Cooperativa decidió montar una tienda o mercado que en su momento tuvo muy buena acogida.

-En su momento la tuvo.

-Por cierto, vuestra tienda tomó como eslogan el titular de un reportaje que ofrecimos entonces en El Correo de Andalucía: “Del campo al carrito de la compra”.

-Exacto, y ahí sigue ese eslogan. Pero ya le digo que en muchos aspectos nos hemos quedado un poquito dormidos frente a la competencia que hay y que va a seguir habiendo. Nosotros tenemos pensamiento incluso de agrandar ese supermercado y de darle un cambio de imagen, aunque conservando ese sabor rural, de campo, que al cliente tanto le gusta, porque esa es nuestra seña de identidad y no podemos perderla.

-¿Sigue habiendo tantos problemas de robos en los campos?

-Sí, precisamente en la reunión de presentación que tuvimos el otro día con el alcalde se lo planteamos. Hay muchos robos, y tenemos dos guardas, pero harían falta más. El problema es el de siempre: el dinero. Si hubiera más dinero, se solucionaba, porque en vez de dos guardas pondríamos cuatro o cinco.

-¿Eso lo paga el Ayuntamiento?

-No. El Ayuntamiento pone una buena parte, pero también ponemos una cuota los socios de la cooperativa y los propietarios de las explotaciones, aunque no sean socios de la cooperativa.

-¿Qué novedades en cuanto a la gestión diaria se nota ya con el nuevo presidente?

-Yo soy un presidente que no va a estar aquí permanentemente, como ocurría antes. Yo he entrado sin cobrar un sueldo, antes había presidentes que cobraban su sueldo, al margen de que un día tenga que hacer un viaje o quitarme de lo mío y tengan que pagarme un jornal. Pero para suplir esas horas que yo no estoy aquí lo que me ha parecido mucho más eficiente es poner encargados en todos los departamentos: en la tienda, en el supermercado, arriba, abajo, en la administración, en los productos fitosanitarios... e incluso un encargado general. Les he dado responsabilidades y poder para que ellos, que eran y son trabajadores de aquí, puedan gestionarlo todo...

-¿Antes no había encargados?

-No, como antes estaba aquí siempre el presidente, digamos que él era el encargado de todo. Pero nosotros creemos que un presidente tiene que delegar; es imposible abarcarlo todo. Mi idea es delegar, aunque yo esté en contacto permanente con el encargado general. Y yo creo que la gente ya está notando el cambio: en la limpieza, por ejemplo, o en la imagen que debemos dar los responsables de la cooperativa. Les he dicho a los trabajadores que no es que yo prohíba fumar, sino que lo dice la ley, y que no podemos decirles a los clientes que no se fuma si no dábamos ejemplo. Y alguno me lo está agradeciendo porque está ahorrando en dinero y en salud.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016