domingo, 21 abril 2019
13:26
, última actualización

Espadas llega al cambio de tercio

Ecuador. El alcalde llena su zurrón de acciones cumplidas en pocos meses, mientras la oposición da su propio giro para apretarle las tuercas

Iñaki Alonso @alonsopons /
13 jun 2017 / 06:08 h - Actualizado: 12 jun 2017 / 20:58 h.
  • Espadas llega al cambio de tercio

Juan Espadas ha salido airoso del ecuador de un mandato que parecía abocado a vivir en una tormenta continua debido a la escuálida representación socialista de 11 de 31 concejales. Es la condena de todo gobierno en minoría y sin pactos de por medio, que sólo tiene una receta que el propio alcalde citó hasta la saciedad en su discurso de investidura, hace justo dos años: «Tengo muy claro que es el momento del diálogo, el acuerdo y el consenso», señaló Espadas en aquel 2015 como «forma de liderar el cambio» en Sevilla.

Diálogo ha habido, aunque no del gusto de la oposición. De no haber existido, las ordenanzas fiscales o los presupuestos habrían naufragado irremisiblemente en la votación plenaria. Ahí, el equipo de Espadas se ha movido, de momento, como pez en el agua, jugando a la aritmética con Cs, IU y Participa. Con dos de los tres salvaba el escollo. Y ahí, en eso de confrontarle y hacerle la vida difícil en Plaza Nueva no han estado muy allá sus rivales.

El PP, sumido en sus líos internos y sucesorios –el efecto Zoido no sólo se notó al llegar al gobierno en 2011, sino también a su vuelta a la oposición y su marcha a Madrid–, no estaba para tirar cohetes y mucho menos para apretar las tuercas. Ciudadanos halló su papel de «oposición constructiva», colocándose medallas con pactos en los que aseguran que la futura rebaja del IBI o proyectos como los futuros BTR a Sevilla Este y Pino Montano o la ampliación del tranvía eran de su cosecha. Participa e IU también podrían haberse subido a ese carro, el de reivindicar como suyo los avances que pregona el gobierno en empleo –la cifra de parados se ha reducido en 11.663 personas en dos años, cota más baja desde 2010–, vivienda –se creó una oficina por la vivienda digna que ha atendido a 570 personas– y asuntos sociales –recuperar el parque social, reforzar las ayudas y evitar cortes de suministro–.

Sin embargo, las medidas practicadas no colman sus expectativas y ven al alcalde más cercano al «escaso bagaje» de su antecesor del PP. El distanciamiento era evidente desde hacía meses, pero hizo falta una mecha, la de dos encierros promovidos en el interior de la casa consistorial para hacer añicos las relaciones. La protesta, calificada de ilegal por el gobierno local, derivó en un desalojo tildado de «violento» por Participa e IU. A partir de ahí, la marca blanca de Podemos ya muestra sin tapujos el movilizar a las masas, con una estrategia que pasa por hacerle la vida imposible al actual gobierno local, empezando por el debate sobre el estado de la ciudad del próximo lunes, donde se barrunta hasta un plantón en el mismo pleno. IU también blande que su paciencia está agotada, aunque no se palpa el mismo malestar.

Hasta ahí, el clima político de una oposición que quiere cambiar el ritmo. Pero el gobierno también lo ha hecho. Tras un año de mesas de negociación y planes, esta primavera se ha esmerado en que se vea que su mandato es mucho más que fuegos de artificio. Ese acelerón se ha dado con la inauguración, en apenas meses, del Caixaforum, la oficina de la bicicleta, el centro de interpretación turística de Marqués de Contadero, la vuelta de los placeros a la estación de Cádiz; así como anuncios inminentes como las obras de las Atarazanas, la peatonalización del entorno de la basílica de la Macarena, la construcción de dos bloques más de Los Pajaritos, la pasarela de Torneo o el acondicionamiento del Pabellón Real. Hasta se ha anunciado la reapertura de la Fábrica de Artillería como espacio cultural para final de año. Toda esta ristra de anuncios se solapan con debates nuevos –o recuperados– impulsados por el propio gobierno local como la peatonalización de las calles Betis o Mateos Gago.

Ese ritmo se ve truncado por un conflicto del taxi en el que se le ha acusado de laxo; la forma de gestionar los sucesos de la Madrugá o la tardanza a la hora de meter mano a proyectos ya anunciados hasta la saciedad como la ampliación del Metrocentro hasta la estación de Santa Justa; el macrocontrato de zonas verdes o el plan de movilidad urbana de Sevilla, que todavía están en la rampa de salida por culpa de una maraña burocrática que ha dilatado su adjudicación. El retraso en la concreción del Año Murillo o el quinto centenario de la vuelta al mundo de Magallanes afloran como hándicaps.

En cualquier caso, Espadas puede sacar pecho por los números turísticos de récord y hasta por la paz social. A mitad de mandato, Zoido ya había padecido una huelga de Lipasam que había cubierto Sevilla de basura. El actual alcalde ha salvado varios match ball sindicales en la Feria en el servicio de Tussam y bomberos. En todos ellos, consiguió salvar la papeleta.

Barrios

Los pequeños pasos hacia la demandada participación

La descentralización es un reto de muchos gobiernos. Y, en el caso de Espadas, se ha buscado primero a través de dos programas: el Plan_Decide y la versión 2.0 de Mejora tu barrio. Pero la realidad llega a través del reglamento de Participación_Ciudadana, que todavía se encuentra en fase de borrador y de debate.

Educación

La inversión que llega a los colegios de la ciudad

Aunque ha sufrido en este tiempo protestas por la falta de sombra o de plagas, el gobierno municipal defiende su apuesta inversora en los colegios. El último compromiso son los cuatro millones de euros previstos para actuar en 23 centros para obras de mejora.


Empleo

Menos desempleos, pero ¿cuántos son imputables al cambio político?

A Juan Espadas le ha salido bien la jugada del empleo. Después de suceder a Juan Ignacio Zoido, que se autodenominó en las elecciones de 2011 como el alcalde del empleo y que acabó con una tasa de 85.694 parados, el regidor socialista se ha visto beneficiado con la recuperación económica. La capital hispalense ha reducido el paro en 11.663 personas hasta situarse en la tasa más baja de los últimos siete años. En todo caso, la cifra sigue siendo todavía preocupante, con 74.031 desempleados.

Obviamente, ese descenso no es imputable al actual regidor, que en su discurso de investidura dejó claro que su misión era «abrir camino» para la generación de empleo. En ese punto, el gobierno sí ha ideado programas de empleo extraordinarios y ha recuperado espacios como el centro de empleo del Polígono Sur o el servicio de Andalucía Orienta.


Políticas sociales

Freno al corte de suministros y una oficina de la vivienda digna

Nunca son medidas suficientes si se habla de ayudas a los más necesitados. En este punto en cuestión, el gobierno socialista ha encontrado las críticas de Participa Sevilla e IU, que demanda un mayor giro social. El área que dirige Juan Manuel Flores ha tratado de poner los medios para evitar las desigualdades. Se ha habilitado un mecanismo, gracias a los convenios con varias empresas, para que nadie en riesgo de exclusión social sufra cortes en el suministro; se han aumentado a 1.351 familias las beneficiadas de ayudas al alquiler se ha puesto en marcha un servicio de alimentación para menores durante el verano.

Un hito fue la apertura, hace un año, de una oficina municipal por el Derecho a la Vivienda, que ha actuado en 548 expedientes._Sin embargo, esos números son «papel mojado» para IU y Participa, que denuncia que la oficina es «pura cosmética» y le faltan servicios importantes como el de asesoría jurídica.


Medio Ambiente

Un macrocontrato a la espera y la Tablada verde

El servicio de Parques y_Jardines es una de las víctimas de la lenta burocracia municipal. El giro se iba a llevar a cabo a través del macrocontrato de zonas verdes, repartido en 10 lotes para mimar los jardines históricos, el arbolado de las calles y los parques y que incorpora como novedades cláusulas ambientales y sociales y el compromiso de plantar 5.800 arboles. El contrato iba a entrar en vigor en octubre, pero después sufrió hasta tres retrasos y aún hoy está en licitación.

Dentro de la apuesta medioambiental, queda en el debe concretar cómo llegar a esa Tablada verde, cuya primera fase se esbozó en el mes de marzo, con una petición formal al Ministerio de Agricultura. Aquí también toca esperar.

Economia

La deuda viva baja a los 411 millones y se paga a 17 días

El_Consistorio saca pecho de su gestión económica y, tirando de calculadora, algunos puntos a favor tiene. Se ha rebajado la deuda viva en 90 millones –ahora está en 411 millones– y el pago a proveedores se sitúa en 17,7 días en el conjunto de las empresas municipales.


Seguridad

La demanda histórica de más policías locales

La seguridad de la ciudad es un debate cíclico. Aunque es más imputable al Estado, la Policía Local también tiene su papel. Ahí todavía quedan deudas pendientes, como más agentes (unos 300) y una unidad específica para los barrios o parques (Policía verde).


Cultura

Del Año Murillo al Monkey Week

La cultura hay dos caras de la misma moneda. Desde la oposición se ha reprobado la «improvisación y tardanza» en la elaboración de los actos por el Año Murillo, así como el no haber gastado todo el presupuesto del ICAS. Desde el gobierno municipal niegan la mayor y defienden la apuesta cultural actual, la llegada de nueva oferta, como el festival Monkey Week y avisa de la llegada de nuevos espacios culturales con «una oferta peculiar» como será, a partir de finales de año y según los plazos marcados, la Fábrica de Artillería.


Pleno

Las sesiones de nunca acabar, aún sin solución

Los plenos interminables no tienen, de momento, solución. El reglamento para regular estas sesiones no sólo no está aprobado, sino que los cuatro grupos de la oposición ya se reunido para fijar una hoja de ruta para demandar su puesta en funcionamiento.


Movilidad

Nuevas señales a la vista y una oficina de la bicicleta (y del ocio)

El área de Movilidad ha tratado de implantar un cambio de modelo. De momento, ha conseguido sentar las bases con la adjudicación de un nuevo contrato de señalización que incluye nuevos paneles de parking y turísticos y pasos de peatones con luz. A la espera está adjudicar el contrato de la renovación semafórica. Sin embargo, todavía no se ha encargado a nadie el estudio de movilidad urbana.

La ampliación del tranvía a Santa Justa sigue ralentizado, mientras se espera las líneas de tránsito rápido en Sevilla Este y Pino Montano. Sí se ha inaugurado es la oficina de la bicicleta en Menéndez Pelayo, así como la existencia de un compromiso de iniciar con prontitud la ampliación de los carriles bici.


Limpieza

La suciedad en las calles como mal endémico

Todos los barómetros lo incluyen como lunar de los diferentes gobiernos locales. La ciudad no está limpia a los ojos del sevillano. Espadas tampoco escapa a esa visión, pese a los datos de productividad de Lipasam. Además, la oposición exhibe los casos de suciedad en redes sociales.


Turismo

El lujo de vivir en una época dorada

El último mandato de Zoido se palpó, pero ha sido en estos dos años cuando Sevilla ha roto definitivamente todos los registros._El turismo está de moda en la ciudad y, con Espadas, ha roto tópicos, como el de la temporalidad. Octubre se ha convertido en el mejor mes de visitas, más que marzo y abril. Falta que se queden más allá de esos dos días de estancia media. Para ello, está diseñando un plan de acción turístico de la mano del sector que espera que de sus frutos en los próximos años.


Cartuja

La Cartuja aguarda su oportunidad

Fue de las pocas apuestas concretas de Espadas en su discurso de investidura: revitalizar el PCT Cartuja como polo empresarial. Hay, primero, apuesta por la pedagogía, citando a este parque como vivero tecnológico. Y, después, el propio alcalde reivindica el 25 aniversario de la Expo 92 como momento ideal para lograr una «fotografía digna» que esté a la altura de la Cartuja. En el trabajo municipal, ha habido medidas para acercar el transporte público, facilitar la presencia de bolsas de aparcamientos regladas para eliminar la imagen caótica de este espacio.


Clasicos

¿Qué pasará con la Gavidia, Altadis, Ciudad de la Justicia...?

No podían faltar las historias interminables de esta ciudad. ¿Qué uso se le dará a la Gavidia? ¿Habrá Ciudad de la Justicia en Los Gordales? ¿Habrá un nuevo acuerdo con Altadis? ¿Sevilla Park será una realidad? Al menos se ha desatascado el proyecto de la estación de Cádiz y el mercado de la puerta de la Carne.


Todos los vídeos de Semana Santa 2016