lunes, 25 junio 2018
17:54
, última actualización
Urbanismo

Plan de choque en un centenar de puntos para mejorar la accesibilidad

El Ayuntamiento invertirá 300.000 euros este verano para eliminar las barreras arquitectónicas señaladas por los ciudadanos en los últimos años

14 jun 2018 / 20:41 h - Actualizado: 14 jun 2018 / 21:37 h.
  • El alcalde explica a las asociaciones la metodología para elaborar el nuevo plan de accesibilidad de la ciudad. / El Correo
    El alcalde explica a las asociaciones la metodología para elaborar el nuevo plan de accesibilidad de la ciudad. / El Correo
  • El Consistorio oferta unas segundas ayudas para instalar ascensores. / Jesús Barrera
    El Consistorio oferta unas segundas ayudas para instalar ascensores. / Jesús Barrera

Una Sevilla universalmente accesible. Este es el objetivo que se marca el Ayuntamiento de Sevilla y que el alcalde, Juan Espadas, aspira a alcanzar con la puesta en marcha de distintas medidas en la ciudad entre las que destacan la elaboración de un plan director que marque la hoja de ruta de las acciones a acometer para eliminar las barreras arquitectónicas de la capital hispalense.

La primera batida para comenzar a solventar esos puntos negros que existen en la ciudad arrancará en el mes de julio cuando el Consistorio, a través del nuevo servicio específico para eliminar estas barreras, actúe sobre 110 espacios en distintos distritos. Estas intervenciones responden al conjunto de demandas que ha ido presentando la ciudadanía, los distritos o incluso la Policía, a lo largo de dos años –desde que este gobierno local reactivara la oficina de la accesibilidad, adscrita a Urbanismo–. Ahora, el Ayuntamiento priorizará, junto a asociaciones y distritos, las más de 300 reclamaciones que quedan pendientes aún –más de un centenar se han ido atendiendo con cargo a los distritos– para comenzar a actuar sobre ellas en función de la gravedad del problema, de la población afectada y de la antigüedad de la denuncia.

Esta primera fase de trabajos, que se prolongarán durante los meses de verano, cuenta con un presupuesto de 300.000 euros y se realizará a cargo del contrato que prestará este servicio por dos años, con una partida total de 600.000 euros. La mayoría de las intervenciones que se prevén en este plan de choque tienen que ver con el rebaje de bordillos y la eliminación de algunas barreras, labores que se realizarán según unos criterios predeterminados.

Pero esta no es la única medida que tiene en marcha el Ayuntamiento de Sevilla para conseguir ese reto de eliminar las barreras. Ayer se constituyó la comisión de accesibilidad en la que están integradas más de una veintena de colectivos y asociaciones así como todas las áreas municipales que tienen alguna vinculación (desde Urbanismo a Servicios Sociales o Edificios Municipales). Este grupo será el encargado de colaborar en la elaboración del plan de accesibilidad cuya redacción se adjudicó hace algo menos de dos meses y que estará finalizado antes de que acabe el año o principios de 2019 «con un diagnóstico, un calendario de actuación y con dotación presupuestaria y de personal».

Esta hoja de ruta que se está diseñando prevé realizar un estudio integral de todos los edificios públicos, no solo observando las barreras físicas sino también las cognitivas o sensoriales. Además, en la elaboración de esta guía la voz del movimiento asociativo y de la ciudadanía se tendrá en cuenta. Para ello, se ha puesto en marcha una web en la que se podrán registrar distintas denuncias, que posteriormente serán estudiadas y solventadas según proceda. Unas reclamaciones que, además, quedarán geolocalizadas de manera que se pueda obtener un mapa real de los puntos negros de la ciudad para poder ir, una vez concluido, desarrollando los proyectos concretos con los que solventar los problemas.

Marquesinas adaptadas

A todo esto se le suman también otros proyectos en marcha como el que Tussam acaba de licitar para adecuar todas las paradas de transporte público para que cuenten con un apoyo isquiático destinado a personas de movilidad reducida –se trata de una barra que permite el apoyo mientras se espera en lugar de que el usuario se vea obligado a sentarse y levantarse–, así como la traducción a lenguaje braille de las indicaciones de todas las paradas.

Pero, además, hay otras áreas implicadas en este programa pues «entre todos y con un cambio de funcionamiento de estas áreas se puede conseguir el objetivo de que Sevilla sea universalmente accesible», recalcó el alcalde. Así, Parques y Jardines trabaja en los parques infantiles adaptando los existentes y creando nuevos; Edificios Municipales incorpora la eliminación de las barreras arquitectónicas en las intervenciones en colegios; Modernización está culminando la primera plataforma digital para hacer una ciudad accesible para el residente y para el visitante; y el área de Comercio sacará una convocatoria para mejorar la accesibilidad de 300 establecimientos con una partida de 300.000 euros.

Finalmente, el alcalde recordó que ya está activa la segunda convocatoria de ayudas para la instalación de ascensores, que en esta ocasión ha aumentado su presupuesto hasta los 1,2 millones y que permitirá «acabar con los pisos cárcel que aún existen en Sevilla». El regidor hispalense se comprometió a que ésta sea una línea constante en su mandato.

IU pide «un plan más participativo y con más competencias»

El portavoz municipal de IU en Sevilla, Daniel González Rojas, criticó ayer la «falta de participación y de transparencia» con la que nace el nuevo reglamento para la Comisión de Accesibilidad anunciado por el gobierno de Juan Espadas, advirtiendo de que «a estas alturas no sorprenden los conejos que el alcalde suele sacar de la chistera, coincidiendo con alguna efeméride o fecha importante». Según González Rojas, «estamos ante una propuesta más del PSOE que nos llega sin el consenso debido y de forma precipitada y cuyo contenido deja además bastante que desear».


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016