viernes, 19 octubre 2018
18:09
, última actualización
Emvisesa

Tercera permuta de viviendas para personas con movilidad reducida

Un matrimonio de avanzada edad y problemas de salud vende su ‘piso cárcel’ a Emvisesa y residirá en una casa de alquiler social en Pino Montano

21 jul 2018 / 22:25 h - Actualizado: 21 jul 2018 / 22:29 h.
  • Un matrimonio del Cerro ha vendido su ‘piso cárcel’ a Emvisesa a cambio de un alquiler social. / El Correo
    Un matrimonio del Cerro ha vendido su ‘piso cárcel’ a Emvisesa a cambio de un alquiler social. / El Correo

Más de 50 años de vida es lo que de media tiene el parque de viviendas de Sevilla. Con este panorama sobre la mesa, y con la esperanza de vida cada vez más alta, no es de extrañar que en la capital hispalense se localicen diversos casos en los que los inquilinos de algunos de estos bloques se vean literalmente atrapados en sus pisos. Para ellos, el Ayuntamiento de Sevilla prevé varias soluciones. Una de ellas, son las ayudas para la instalación de ascensores en estos inmuebles –que ya va por su segunda convocatoria–, si bien, hay casos en los que esta alternativa no es viable. En esos casos hay una opción más. El intercambio de vivienda. Esta fórmula, que se enmarca dentro del protocolo de actuación y gestión de permutas, se puso en marcha en enero de 2017 por parte de la Empresa Pública de la Vivienda, Emvisesa. La iniciativa considera la adquisición de vivienda con realojo simultáneo. Este procedimiento tiene como finalidad, por una parte, el incremento del parque público social de pisos y, por otra, ofrecer una solución habitacional a familias propietarias de casas que, por motivos justificados y que cumplan los requisitos de los demandantes de Emvisesa, necesiten cambiar de hogar. De esta forma, el beneficiario pasaría a ocupar una vivienda de titularidad pública bajo régimen de alquiler social.

Éste es precisamente el caso en el que se acaba de aplicar esta fórmula por tercera vez desde su puesta en marcha. Se trata de un matrimonio septuagenario, propietarios de un piso en tercera planta sin ascensor en el distrito Cerro-Amate. La mujer padece una enfermedad de los huesos por la que tiene pedida la discapacidad y tiene operadas ambas rodillas. Por su parte, el hombre también presenta problemas en la columna y artrosis. Este estado de salud de la pareja y las barreras arquitectónicas de su vivienda les impedían llevar una vida normal.

Por ello, el matrimonio decidió solicitar esta permuta a Emvisesa para salir de su piso cárcel y comenzar de nuevo en un piso de alquiler en la zona de Pino Montano, donde cuentan con un entorno familiar de apoyo.

Así, Emvisesa, tras valorar su caso, aprobó la adquisición del inmueble por el precio tasado mediante escritura de compraventa a este matrimonio al que ya ha ofrecido un alquiler social –con unas cuantías más asequibles a las del mercado– en un piso de la zona solicitada con las medidas de accesibilidad necesarias.

Ahora, la empresa municipal de la vivienda realizará obras de mejora y adaptación a la vivienda adquirida en Cerro-Amate para posteriormente ponerla en uso como casa para emergencias sociales.

Es la tercera vez desde la puesta en funcionamiento de este programa que se ejecuta la permuta de vivienda y realojo con alquiler social para casos similares. Y es que a este procedimiento puesto en marcha por Emvisesa pueden acogerse personas con movilidad reducida, así como quienes estén aquejados de problemas graves de salud o cuya vivienda requiera una rehabilitación –urgente o de mantenimiento– que no puede asumir, así como cualquier otro caso en que las circunstancias personales y económicas de las familias, adecuadamente acreditadas, hagan necesario el realojo simultáneo.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Entrevistas - Personajes por Andalucía
Todos los vídeos de Semana Santa 2016