jueves, 23 noviembre 2017
01:06
, última actualización
Vivienda

Tirar para reconstruir en la barriada Guadaíra

Emvisesa inicia el derribo de dos viviendas de una zona que lleva 30 años a la espera de su rehabilitación integral

26 oct 2017 / 22:08 h - Actualizado: 26 oct 2017 / 22:53 h.
  • La maquinaria trabajando en la demolición de una de las viviendas de la barriada Guadaíra. / El Correo
    La maquinaria trabajando en la demolición de una de las viviendas de la barriada Guadaíra. / El Correo
  • Las viviendas se encontraban en muy malas condiciones. / El Correo
    Las viviendas se encontraban en muy malas condiciones. / El Correo

Más de tres décadas han tenido que transcurrir para ver la primera señal palpable de aquella rehabilitación integral prometida a la treintena larga de familias de la barriada Guadaíra Sur, junto a la avenida de la Palmera, cuyas viviendas llevan años en el limbo, a la espera de su derribo y la construcción, en ese mismo espacio, de 143 VPO. El primer paso se ha dado esta misma semana, con el inicio de la demolición de las dos primeras viviendas, que ya son propiedad de Emvisesa tras una negociación previa con sus dueños, en las calles Azuaga y Denia. Son, por tanto, las primeras en ser demolidas, aunque quedan al menos otro medio centenar.

El consejo de administración de la empresa pública de vivienda autorizó en sesiones celebradas en los meses de enero y marzo la adquisición, por parte de Emvisesa, de estas dos viviendas para su posterior demolición. Las viviendas pertenecían a dos parejas de avanzada edad, que habían quedado aisladas en Guadaíra Sur por carecer sus viviendas de las mínimas condiciones de habitabilidad. Algunas de estas viviendas situadas en el sector ya fueron adquiridas por la Gerencia de Urbanismo en un plan iniciado hace cinco años, en 2012, cuyo fin era la demolición completa de la zona.

El nuevo planeamiento del sector, denominado ARI-DBP-3, prevé la construcción de 143 nuevas viviendas y zonas libres en el lugar en el que ahora se encuentran 55 viviendas, algunos de cuyos propietarios desean ser realojados en nuevas inmuebles con mejores condiciones. Aunque ese propósito, el de demoler y reconstruir, queda recogido desde el PGOU del año 1985 –que calificara la zona de «suelo no consolidado»–, no se ha llevado a la práctica hasta la inclusión de Guadaíra Sur dentro de las medidas orientadas a garantizar el derecho a una vivienda digna y adecuada, aprobadas en sesión plenaria en noviembre de 2015 en virtud de un pacto del PSOE con IU y Participa.

De ahí se procedió a la adquisición de las viviendas de las calles Azuaga y Denia, ofreciendo a sus propietarios el acceso a viviendas del parque de alquiler de Emvisesa en la zona donde viven sus familias (dos sectores distintos del barrio de Pino Montano). Estos inmuebles se encuentran en unas promociones públicas con ascensor y fueron adecuadas a las necesidades de sus nuevos inquilinos. Emvisesa supervisó el pasado 27 de abril las dos mudanzas que han posibilitado el traslado de los dos matrimonios, que ya disponen de asistencia familiar y gozan de los servicios sanitarios, comerciales y de transporte que ofrece Pino Montano.


Versión impresa y hemeroteca de El Correo
  • 1
Todos los vídeos de Semana Santa 2016