miércoles, 26 enero 2022
09:23
, última actualización

Una gran producción tan exquisita como conveniente

El Teatro Lope de Vega sube a escena ‘La Casa de los Espíritus’ una adaptación de la exitosa novela de Isabel Allende bastante fiel a la obra original.

06 dic 2021 / 13:04 h - Actualizado: 06 dic 2021 / 13:05 h.
"Música","Historia","Espacio","Producción","El tiempo","Historia","Barcelona","Teatro Lope de Vega"
  • Una gran producción tan exquisita como conveniente

Algunos autores alcanzan la excelencia con su primera obra. Es el caso de Isabel Allende y su novela ‘La Casa de los espíritus’, cuya adaptación teatral hemos podido el pasado fin de semana en el Teatro Lope de Vega de Sevilla.

Lo primero que llama la atención de esta adaptación de Anna María Ricart es que todos los elementos están perfectamente ensamblados para situar a la historia en primer plano. Aunque, tal vez por haberse propuesto ser absolutamente fiel a la novela, abusa de la duración (tres horas y veinte minutos) y mantiene un ritmo un tanto irregular. No obstante, se trata de una gran producción, tan exquisita como conveniente en estos oscuros tiempos en los que parece que hemos olvidado, a tenor del auge de la extrema derecha en nuestro país, los horrores de nuestro pasado.

Lo segundo que llama la atención es el espacio escénico de Paco Azorín, que solo necesita tres grandes pantallas, una mesa y unas cuantas sillas para recrear la atmósfera de realismo mágico de la novela. Claro que, para eso, la puesta en escena de Carme Portaceli cuenta también con la magnifica iluminación de David Picazo, la evocadora música de Jordi Collet y el llamativo vestuario de Carlota Ferrer. La aparente sencillez de estos elementos encierra todo un complejo entramado formal que potencia el lirismo de la historia, aunque ese halo poético no acabe de envolver del todo al relato. No obstante, cabe destacar la complejidad de la dramaturgia, a cargo de Anna Maria Ricart y Carme Portaceli, quienes logran alternar con fluidez los saltos en el tiempo solo con un cambio de luz o un gesto por parte de los personajes del abuelo y la nieta, que alternan sus personajes con el papel del narrador.

Y por último cabe resaltar también al reparto. Da gusto, en estos tiempos de escasez y restricciones, ver a diez intérpretes en el escenario sobrados de maestría y dominio, abordando cada uno de ellos diferentes papeles con encomiable versatilidad. A pesar del carácter poco realista de sus personajes, les imprimen una carga de humanidad tan verosímil, que por momentos nos parece formar parte de la vida de esa familia, por la que transcurre un siglo de la historia de Chile.

Obra: La casa de los espíritus

Lugar: Teatro Lope de Vega, 5 de diciembre

Coproducción: Teatro Español, Grec 2020 Festival de Barcelona y Teatre Romea.

Texto: Isabel Allende

Adaptación: Anna Maria Ricart

Dramaturgia: Anna Maria Ricart y Carme Portaceli

Dirección: Carme Portaceli

Música: Jordi Collet
Interpretación: Jordi Collet, Carmen Conesa, Inma Cuevas, David Fernández “Fabu”, Gabriela Flores, Francesc Garrido, Miranda Gas, Borja Luna, Pilar Matas y Guillermo Serrano

Calificación: ****


Edictos en El Correo de Andalucía Empleo en Sevilla