sábado, 28 noviembre 2020
09:35
, última actualización
Local

'Ahora los clientes gastan euritos; invierten mucho menos en Lotería'

José Luis Tirado lleva vendiendo cupones desde 1976 y a sus 46 años continúa en la administración que su abuela fundó en los sesenta. Espera algún día repartir algo más que la pedrea. Las ventas de la Lotería de Navidad han disminuido un 8% y ya se piensa en la del Niño.

el 15 sep 2009 / 20:43 h.

TAGS:

La Navidad engloba palabras como felicidad, amistad y deseos. Y también suerte. Se recurre a la fortuna para el nuevo año: "Que no nos falte salud, dinero y amor", un tópico repetido en los brindis. Aunque lo que verdaderamente sí desean todos es comenzar el año con un poco más de dinero en los bolsillos. Por ello, son muchos los que depositan sus esperanzas en los sorteos de Navidad. Y se busca más ahora, cuando nos anuncian que 2009 no será la mejor época para la economía.

La administración número 14 de loterías de Sevilla, situada en la calle Bécquer 5, junto a la Basílica de La Macarena, está regentada por José Luis Tirado y su esposa, María del Carmen Jiménez. Llevan desde el año 1980 aquí. La administración estaba antes en la Puerta de Jerez, justo en el lugar donde se produjo el socavón que se tragó un quiosco hace más de un mes.

No suelen dar abasto a la demanda de vecinos y clientes que tienen por costumbre comprar décimos de la lotería de Navidad y del Niño en Bécquer 5 todos los años por estas fechas. Sin embargo, aunque "eso sea lo normal, las ventas de Lotería de Navidad han disminuido mucho respecto a la edición de 2007, en torno a un 8%", comenta José Luis. Sí es verdad que han tenido repartidos décimos por muchos sitios, pero esos ingresos "aún no se pueden contabilizar y no sé cuándo lo liquidaremos", afirma el lotero.

Según el matrimonio, "la gente viene igual". Pero si antes cinco clientes se llevaban varios décimos cada uno, "ahora es raro el que se lleva más de dos. Vienen los mismos, pero invierten menos. Se está imponiendo el eurito. La gente está un poco asustada y es muy reticente a gastar, parece más desconfiada. Pagan mejor con el suelto que con billetes". Los propietarios de la administración esperan que conforme vayan avanzando los días "la situación cambie, sabiendo que a la vuelta de la esquina les está esperando el sorteo del Niño".

Y es que parece, como afirman ellos, que la crisis "no ha provocado tanta locura como para jugarse todo el dinero del mes". Porque "esto no deja de ser un juego de azar, complicado de acertar. Nadie se quiere arriesgar", dice María del Carmen.

Habría que echar números, pero no recuerdan una crisis como ésta. "Las ventas nunca han bajado tanto. A lo mejor, en otras situaciones subía un poco día a día, pero ahora se ralentiza. Esta recesión no la he vivido jamás". De hecho, sorteos como la Primitiva y la Quiniela son los que más están sufriendo la crisis desde hace un tiempo. "Habrán caído un 3% este año", estima Tirado. En cuanto a la situación que hay en la calle, José Luis cree que "crisis hay, no hay más que verlo. Pero se debe de tener calma. Aquí -en la administración-, los clientes ya comentan que ojalá les toque algo en la lotería del Niño para quitarse la hipoteca. Es lo que más les preocupa".

Estas Navidades, en casa de José Luis y María del Carmen, se está comiendo lo mismo que todos los años. "Tampoco se está haciendo un gasto excesivo, y no nos estamos privando de lo de siempre: gambas, jamón, caña de lomo... Aunque ingrese menos, ¿qué te vas a quitar de pagar, 30 o 50 euros más? Hay mucho miedo psicológico". Sin embargo, este matrimonio barre para casa: recomienda "jugar a la suerte como solución a para paliar la crisis, aunque sin gastarse todo".

  • 1