Menú
Deportes

Alonso prefiere ser cauto ante la euforia de su jefe

El piloto español Fernando Alonso (Renault) se mostró crítico con las opiniones del patrón de su escudería, Flavio Briatore, respecto al 'R29', asegurando que su jefe siempre se muestra ilusionado con los nuevos monoplazas y no siempre cumplen las expectativas.

el 15 sep 2009 / 19:15 h.

El piloto español Fernando Alonso (Renault) se mostró crítico con las opiniones del patrón de su escudería, Flavio Briatore, respecto al 'R29', asegurando que su jefe siempre se muestra ilusionado con los nuevos monoplazas y no siempre cumplen las expectativas, al tiempo que cuestionó las nuevas normativas de la FIA y amenazó con una precoz retirada.

"Está claro que Flavio es el primero que se ilusiona. Ya se ilusionó hace dos años, con un coche que no iba, y el año pasado. Así que no sé si es una buena noticia que se ilusione. Flavio es alguien único y da fuerzas y ánimos al equipo, pero a veces lo que dice o deja de decir no tiene importancia", aseguró durante la presentación de la campaña solidaria de ING Direct a beneficio de UNICEF.

A pesar de todo, el bicampeón del mundo de Fórmula 1 también está "ilusionado" con el coche del año que viene, ya que considera que al partir "todos de cero", va a ser uno de los beneficiados por el uso de neumáticos 'slicks' (lisos).

El asturiano también cuestionó el uso de las gomas Bridgestone las dos últimas campañas. "Los monoplazas se conducían de una forma especial. Había dificultades que nunca dominé. Eran delicados en la frenada y agarraban poco, además, trazaban de una forma distinta las curvas. Eran muy diferentes a los Michelin así que es una ayuda que ya no compitamos con ellos", reconoció.

Sin embargo, no está nada conforme con la posibilidad de la introducción de un motor único y reveló que si se aprueba pensaría seriamente en dejar la competición. "Si se aprueba el motor único será la gota que colme el vaso. Sería para pensarse la retirada", indicó muy serio.

Alonso lamenta que el 'gran circo' esté "dando pasos atrás técnicamente" ya que con las nuevas reglas se está perdiendo emoción. "En 2005 llevábamos un motor V10 de 1.000 cvs. Eso era lo excitante para el piloto, el automovilismo al límite. Hemos pasado del futurismo a coches sin tracción ni ayudas electrónicas y con una imagen visual del pasado", explicó.

Deportivamente, confiesa que su objetivo para 2009 es el título. "El objetivo para el año que viene es mejorar. El año pasado la primera parte del año nos fue regular. No puedo permitirme empezar el Mundial si no pienso que voy a ganar. Mi objetivo y el del equipo es el título. Es un objetivo muy claro aunque según pase el año se puede ir adaptando a las circunstancias", aseguró.

Por otra parte, quiso zanjar las polémicas sobre cuál será su posible destino en 2010 explicando que aún "no valora posibilidades". "El año que viene voy a intentar ser campeón. Al final de esta campaña remontamos el vuelo y no me he ido de Renault. Si las cosas se hacen bien, se está a gusto. Y Renault es un equipo serio en el que se está cómodo", recalcó.

Para Alonso, Ferrari y McLaren "estarán delante como siempre" en 2009 y habrá "una o dos sorpresas". "El año pasado la sorpresa fue BMW y otras veces ha sido Renault. El año que viene también habrá sorpresas con un par de equipos capaces de plantar cara y ojalá Renault sea uno de ellos", apostilló.

En otro orden de cosas, reconoció que no está a favor del sistema de medallas aunque le da "igual" cómo se puntúe. "Lo importante es ser el mejor y ser campeón del mundo así que con las medallas será igual", apuntó.

El pupilo de Flavio Briatore no tiene "ansía" por subirse al nuevo monoplaza. "Este año el Mundial empieza más tarde que nunca y cuanto más tarde pongas el coche a punto mejor. Habrá coches que vayan bien en febrero y en abril, todos los demás lo habrán copiado. Así que cuanto más tarde salga mejor, de hecho, el coche que presentaremos el 20 de enero no tendrá nada que ver con el de la primera carrera", explicó.

  • 1