lunes, 21 octubre 2019
10:22
, última actualización
Local

Colas de carritos ante la Virgen

Los más pequeños de la ciudad fueron los protagonistas de la tarde de ayer. Con motivo de la festividad de la Candelaria, y como marca la tradición, los menores de un año fueron bendecidos y presentados ante la patrona de los alcalareños, la Virgen del Águila.

el 15 sep 2009 / 22:21 h.

TAGS:

Los más pequeños de la ciudad fueron los protagonistas de la tarde de ayer. Con motivo de la festividad de la Candelaria, y como marca la tradición, los menores de un año fueron bendecidos y presentados ante la patrona de los alcalareños, la Virgen del Águila.

Ana tiene cuatro meses, el pelo oscuro y los ojos azules. Desde que nació es miembro de la hermandad de la Virgen del Águila. La apuntó su abuela materna, Pepi Díaz, que ayer la llevó al santuario de la patrona. Lucía para el acto un traje azul, "el color de la Virgen del Águila", dice su abuela, que cuenta orgullosa que le ha hecho el traje para la presentación ante la Virgen.

Como Ana, otros muchos niños nacidos durante este último año pasaron ayer por el santuario para ser presentados a la Virgen, un rito que se realiza en la ciudad desde hace años.

Numerosos padres y abuelos fueron los encargados de llevar a la última generación de alcalareños ante la patrona. Y el templo se llenó. Hubo colas para pasar ante la imagen de la Virgen y carritos por todas partes. "¿Quién ha dicho que ya no nacen niños?", se preguntaba una señora mientras esperaba que su nieto recibiera la bendición.

Como novedad, las monjas que cuidan de la parroquia fueron este año las encargadas de bendecir a los pequeños y levantarlos ante la imagen. Entre ellos se encontraba Álvaro, que en el mes de septiembre soplará su primera vela. Su madre, María Gutiérrez, repitió ayer el gesto que ya hizo hace tres años con Ismael, el hermano mayor de Álvaro. "Es una tradición muy alcalareña. Mis padres nos trajeron a nosotros cuando éramos pequeños y yo he hecho lo mismo con mis hijos", cuenta a la salida del santuario. A Ana Sánchez también le hacía mucha ilusión llevar a su hija Ana, una niña de seis meses, ante la Virgen del Águila. "Ha sido un acto muy emocionante", confesaba la mamá.

Su historia. Cuenta el hermano mayor de la hermandad de la Virgen del Águila, Vicente Romero, que la fiesta de la Candelarias conmemora la presentación de Jesús al Templo y se fundamenta en la creencia judía de que todos los niños hebreos pertenecen a Dios antes que a sus padres. Por ello eran conducidos al templo y ofrecidos a Dios.

  • 1